Nací en un cuerpo que no era para mí…

Sociedad 22 de mayo de 2019 Por
Esta es la historia de una joven salteña que decidió tomar las riendas de su vida y encontrarse con su verdadera identidad. Nació hombre pero siempre se identificó como mujer. Hoy logró iniciar su proceso de reasignación de género a través del sistema de salud público.
mujer silueta

Algunas veces la vida nos da segundas oportunidades, oportunidades que se hallan cuando las personas están dispuestas a buscarlas y aprovecharlas. Nuri es una joven salteña de 29 años que nació en un cuerpo que no le pertenecía y luego de mucho tiempo logró a través de la reasignación de género en el sistema de salud público sentirse viva por primera vez.

Le quería contar a mi mamá, y le preguntaba qué pasaría si tenes un hijo gay, travesti, transgénero o lesbiana” recordó Nuri pensando sobre algunos episodios de su adolescencia donde ella ya sentía que había algo distinto. ”Sufría muchísimo, porque me sentía muerta, no tenía cabeza para estudiar”. El apoyo de su familia en este descubrimiento fue parcial durante todos estos años, por eso, fue un largo proceso hasta que llegó la decisión de convertirse en quien realmente quería ser. Fue bajo la anestesia de lo temporal que Nuri optó por muchos años por el abandono hasta que un día dijo ¡basta!.

“Llegó un tiempo que dije ya basta, no es vida la que llevo, le estoy dando el gusto a la gente que me quiere pero que no me acepta. No me importa más y empecé a luchar”.

Este fue el comienzo... que lejos de ser fácil, ya que era hacer efectivo un conjunto de derechos ya adquiridos por el colectivo trans, se tornó en constantes cuestionamientos hacia sus decisiones y percepciones. “La primera psicóloga que fui me contracturaba, me dejó al vacío porque ella quería que vaya con mi pareja, quería ver que yo de verdad quería esto. Me decía porque no iba con cosas muy apretadas (para dar cuenta que quería ser mujer)” recordó Nuri con enojo.  La joven siempre se mostró a InformateSalta de manera sencilla. Ella misma nos contó que ha buscado no mostrarse, utilizar ropa unisex, nada apretado e incluso accesorios que disimulen las condiciones físicas con las que nunca se identificó. “Mi diforia de género sobrepasa la de todos los demás, siempre me sentí que yo misma juzgaba mi cuerpo, no me gustaba mostrar nada”.

Tras un largo camino de negativas, ya que para acceder a iniciar el proceso reasignación de género se le exigía una autorización médica, llegó el momento en que Nuri logró encontrarse con un cuerpo médico capaz de entender que su pedido no se trataba de un capricho o una decisión antojadiza sino del derecho de ejercer su propia identidad (Ley 26.743 Identidad de Género), la cual ya había sido reconocida por el Registro Civil tras el cambio del DNI.

genero

Un nuevo camino

Cada vez que abría los ojos estaba en un velorio, así era mi sufrimiento, vivía por vivir, ya había dejado mis metas. Ahora lo que yo quiero es hacer películas que me encanta lo que tenga que ver con cine” cuenta haciendo un antes y después.

El 10 de marzo de 2019 será la fecha que Nuri recordará como el inicio del proceso que le dio vida, en aquella oportunidad se sometió a la primera operación de reasignación de género, ya que se quitó la nuez de Adán.  Y luego hace un poco más de un mes se sometió a la cirugía de reasignación genital. Ambas se concretaron en el Hospital Materno Infantil.

El equipo médico* liderado por el cirujano Paul Coronel logró que la joven pueda acercarse a la plena unión entre su cuerpo y su mente. “Gracias a todos ellos que me devolvieron a la vida. Al fin voy a poder ir la pileta, ponerme una calza, sentirme cómoda, dejar de esconderme. Los amo eternamente a todos” manifestó emocionada mirando hacia un futuro lleno de desafíos y proyectos. 

equipo medico nuri 2

Si bien la familia de la joven transgénero aún está en un proceso de adaptación se permitió agradecer a quienes sí la acompañaron. “Agradezco a mi hermana que siempre estuvo ahí. Aprendió a hacerme las curaciones. Me bancó en todo. Ahora somos seis mujeres y cuatro varones”.

“Ahora estoy viva. Me gustaría que las chicas trans no se operen a esta edad porque no se vive.” dijo esperanzada Nuri, recomendando que tomen la decisión apenas cumplidos los 18 años. Sin embargo, el final de esta historia quedará pendiente ya que aún restan algunos capítulos más para que  Nuri logre completar su cambio de género. Su próximo paso será lograr la operación en las cuerdas vocales que le permitirá tener una voz más acorde con su nuevo cuerpo y género.

*Equipo médico: Dra. María del Carmen Salvo (Endocrinóloga), Lic. Marcela Vinciguerra (Psicóloga), Dra. Fanny Soruco (Ginecóloga), Dr. Huidobro, Dra. Patricia Velázquez (Cirujana), Dr. Paul Coronel (Cirujano), Dr. Ramiro Sandez (Cirujano) y Dra. Natalia Fresco (Anestesista).

Te puede interesar