Causa Arcadio: “Divide y vencerás”

Justicia 24 de mayo de 2019
La decisión de declarar la incompetencia parcial es considerada también un guiño para los acusados, pues no sólo sería inviable y va en contra de toda la jurisprudencia nacional. Los salteños ya conocen que esta es una de las maniobras más usadas para aletargar causas penales desfavorables a ciertos sectores de poder.
Rechazan la segunda recusación sobre el juez Bavio

Con la apelación de Toranzos, la causa entró ahora en punto muerto, o al menos, eso es lo que los imputados esperan, sin embargo, nadie está muy seguro de que eso suceda. Si bien es cierto, la atención en las próximas semanas estará en torno a la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta, conformada por los jueces, Renato Rabbi Baldi, Ernesto Sola y María Inés Catalano.

Estos camaristas son los mismos que hace unas semanas resolvieron anular el procesamiento que el ex juez, Wenceslao Cardozo, dictó en contra de un médico y tres bioquímicos en una causa de fraude al PAMI con un perjuicio económico de más de 3 millones de pesos.

En dicha resolución, los jueces criticaron duramente al magistrado por sus yerros en el debido proceso, un tema que ahora volverá a ser motivo de análisis al momento de evaluar si el juez Bavio hizo bien al dividir la causa por las facturas apócrifas, algo que no quedó del todo claro, pues cuando los actos de corrupción están sostenido sobre documentación falsa, no se los puede separar.

Bavio pidió la extradición del empresario boliviano imputado por narcotráfico

Bavio, otra vez

Por otra parte, cabe señalar que esta misma sala ya había resuelto a favor de la defensa de Huergo la eximición de detención, medida que posteriormente Bavio  igualmente adoptó pese a ese fallo. Incluso, otras fuentes, indicaron que cuando aún no se definió el juez natural, es prematura tomar determinadas medidas que afectan los derechos de las personas, como la privación de la libertad, por ejemplo.

La Sala II de la misma cámara, a todo esto, le fue adversa a Bavio hace menos de un mes, cuando anuló una resolución de amparo que había dictado este juez y que le permitió a una mujer producir en su casa aceite de cannabis, autorizándola a cultivar plantas de marihuana.

Los jueces Mariana Catalano y Alejandro Castellanos bocharon al juez Bavio por entender que a su resolución le faltó rigor científico, como así también indicaron que el magistrado avanzó en un análisis en torno a la legislación que la Corte Suprema de la Nación tiene ya advertida como impropia en la materia de división de poderes.

Ahora, con su decisión de declarar la incompetencia parcial, Bavio volverá a ser evaluado por el tribunal de alzada, cuya definición podría tener varias derivaciones, entre ellas la confirmación de su criterio y entonces la causa se partirá en dos, o bien, el rechazo y todo seguirá en la órbita federal.

Sin embargo, el juez Bavio podría insistir en su postura y esto llevaría a que el litigio por la separación parcial de la causa sea dirimida por otro tribunal mayor, con lo cual el trámite de la causa podría ingresar en un impasse que, incluso, puede ser festejado como un triunfo. La justicia provincial, en tanto, también parece haber cerrado filas al respecto, pues nadie quiere jugar con fuego.

El argumento

En su versión, el empresario baso su coartada a partir de un supuesto acuerdo que firmó tras abandonar Lusal. Según se conoció, el empresario salió decidido a iniciarse en el mismo rubro: obras eléctricas, pero esto no cayó bien en el directorio, por lo que llevaron al ahora acusado a firmar un pacto.

En el mismo, le colocaron un bozal para evitar que explote ese rubro, pues lo haría a partir de información y contactos obtenidos gracias a Lusal. Huergo, según lo averiguado por InformateSalta, explicó que para poder sortear este acuerdo, decidió crear empresas de “papel”, obviamente con testaferros, pero que no evadió fisco ni tampoco incurrió en maniobras fraudulentas.

Este sería el argumento principal de su defensa, el cual ahora será motivo de análisis por la justicia. En ese tren, el empresario habría llevado a distintas personas, como Sebastián Silva, quien a su vez convenció a su sobrina, Camila Múñoz de ser una socia de estas empresas fantasma.

La joven, sin imaginarse el lío en que se metería, ayudó a su tío y se presentó en la AFIP para ratificar su firma, sin saber de qué se trataba. Después del 14 de enero, y cuando todos se miraban unos a otros, la madre de Muñoz se enteró y puso contra las cuerdas a su hermano para que desincriminara a su sobrina. Sin saber que los teléfonos de los implicados estaban intervenido, Silva llamó varias veces para pedir que saquen a la joven de la maraña de empresas falsas, siendo estos algunos de los diálogos más simpáticos de la causa.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar