El fenómeno Central

Opinión 12 de junio de 2019
Club Atlético Central Norte, club social, ferroviarios, obreros, sacrificio, garra, valentía, lagrimas, sudor, negro, cuervo, pueblo, humildad, pobreza, popular, masa.  Pastore, Romero, Salta. Multitud. Llanto. Abrazos. Familia. Sufrimiento. Agonía. Tristeza. Fanatismo.
central norte (1)

Debajo de la alfombra había una playa entera de arena. Con seguridad no era ningún sitio paradisiaco. Lleno de tierra, de mugre, de colillas de cigarros, con botones, con  monedas. Escondidos, ocultados, ignorados. Toda la miseria, la basura de una ciudad metida abajo, bien adentro.

Teniendo en cuenta la brújula, la ubicación indicaba el norte. La casa parecía tambalear. Los ladrillos sostenían las columnas a más no poder. Todo el sismo constante de años de descuidos, de vientos malignos,  de dueños sin sueños. Se veía mucho gris en su interior. Un campo minado sin color, los arcos con destellos de óxido, las tribunas quebrantadas de tardes vacías de sol y llenas de sombras. Pero asombrosamente latía. Muy levemente, se sentía un pulso, una tenue luz, un no sé qué

Porque de verdad, no sé si alguien sabe qué y por qué. Con fundamentos, con coherencia, con  lógica y verdades absolutas. Suelo escuchar que es una pasión. Que son cosas que no explican, que es un sentimiento, una herencia, que se lleva en la sangre, un pacto, una religión. Cuantas cosas que se dicen tratando de explicar el fenómeno, la resurrección, la muerte y la vida.

central norte (2)

Club Atlético Central Norte, club social, ferroviarios, obreros, sacrificio, garra, valentía, lagrimas, sudor, negro, cuervo, pueblo, humildad, pobreza, popular, masa.  Pastore, Romero, Salta. Multitud. Llanto. Abrazos. Familia. Sufrimiento. Agonía. Tristeza. Fanatismo.

No descifro el motivo. Me pregunto y no hay una respuesta sólida. Contundente. Mientras tanto, me dirijo a casa en el colectivo siete, por avenida Entre Ríos. Hay partido de inferiores. Visualizo mucha gente en los alrededores del club. Dentro del transporte mucha vestimenta negra. Muchas siglas CACN. De repente un ruido masivo y repentino grita gol y hace vibrar todo el material del transporte público. A mi lado, una pareja de turistas me observan buscando en mis gestos algo descifrar. Partido amateur, día de semana laboral, y se renuevan las dudas, hay mas incógnitas, se torna un asunto excepcional explicar esta locura.

En poco tiempo los ladrillos parecen fortalecerse. La casa luce de punta en blanco. Los murales aspiran revivir las grandes épocas, con un Confesor colosal. No sólo hay fútbol, sino también vóley, hockey, futbol femenino, veteranos, nido de cuervos. No solo que dejó de agonizar. Vuela como pocas veces antes.

Los hinchas se reproducen mediante un pacto. Se multiplican año tras año. La derrota los fortalece y la esperanza los alimenta. No hay nada que perder, después de conocer todas las facetas del derrotado. De padecer toda angustia y tocar todos tipos de fondos, descalzos, mutilados.

Es Domingo. Hay más gente que nunca, el descreído supone que es una vana procesión. Hay almas negras que parecieran haber resucitado. Se oyen los nombres de glorias pasadas. Llevan todos los mismos apellidos como si fueran familia. Se reconocen camino al estadio, se miran y se abrazan. Los novios se besan sin soltar, los niños juegan sin parar.

La casa se tiende a ordenar y la alfombra reluce como en los setenta. Retumba el cemento, parece la ciudad de la furia, es de la provincia, un despertar. Me preguntan, por enésima vez, ¿qué es esto?, ¿por qué son así los de Central?, ¿de dónde salen, a donde van? y cuántas preguntas más. Solo se me ocurre decir que es un suceso sobrenatural, que nunca va a morir, aun herido, siempre tiende a levitar. Unidos, se hacen hermanos, luego comunidad y que en las buenas rachas es vendaval y en las malas, como la negra, un carnaval.

Por Nico Cortés para InformateSalta

Te puede interesar