Azul Correa, azul la noche

Sociedad 03 de julio de 2019
Termina el atardecer y parece sentirse el rugido que trae la noche, con su elegante vestir, con su tenue lumbre, y su clásico negro. Se encienden los faroles y los adoquines presumen su brillo de antaño. La calle Balcarce que supo tener sus días de esplendor aún resiste del engaño y la traición. Parece reinventarse y resiste.
azul correa canta (2)

“La luna parece ser ella.

Ella sale de noche,

A brillar sin culpas

Con todo el derroche.

Canta y baila,

Parece ser  solo bella.

Pero es un alma sin calma,

Con arte, con luz azul,

De mar, de cielo, de estrella”.

Se sienten los primeros pasos de turistas buscando saciar sus paladares y hacer de su estadía, algo inolvidable. Y si algo tiene Salta es eso, arte, cultura, bohemia exquisita e interminable. Pues ya se sienten los bombos de la vieja estación, los bajos en café del tiempo, y el fuego de Amnesia.

azul correa canta (4)

Es esta esquina, la esquina. Balcarce y Necochea, donde deambulan los espíritus eternos, donde posan las copas los duendes y desfilan las sirenas. Detrás del escenario se ocultan artistas. Se maquillan, se retocan, prueban voces y poses. Los músicos acomodan sus instrumentos como a sus hijos, empieza a tomar forma y color, calor y clima de fiesta.

A medianoche parece todo sucumbir. Es la hora donde el reloj dice ahora. Los pies tienen zamba, la comida esa salsa picante que no cesa. Los mozos zapatean y los fuegos de los chef en la cocina desesperan. Aquí hay una magia de otra galaxia, haga frío, calor o llueva.

A los lejos viene ella. Diferente al mundo como de otra esfera. La Ferro Band la espera, la gente la añora. Tiene la voz un poco ronca, se toma un café en la barra para ponerse a prueba. Camina pero parece que vuela. Insinúa un baile y aparenta que flota en la marea. Tiene un ángel sobre su ser que deleita. Hace muecas, se presume, se concentra, se relaja, se conecta. Es sensible, tiene carácter, tiene dulzura, tiene la voz del tango, del rock,  también de la cumbia y del bolero, ella lleva la música en sus alas, en sus ojos, por donde quiera. Canta alto, canta bajo, baila, su casa es el escenario, ella es  jaula y ella canario que habla, que dice, que sueña.

azul correa canta (3)

Se desvive por su familia, ama a sus hermanos y siente eterna gratitud con su madre Verónica y su padre Claudio. Es impulsiva, frontal, transparente. Parece un mar azul, calmo y cansino, un cielo despejado hasta que suena la percusión, la trompeta, la batería y las teclas de Osiris Ferro. Esteban Ferro la acompaña adónde va, con buen tacto como si serian hermandad. Comienza el show y se convierte, es  un maremoto, un huracán, un vendaval que se detiene de acuerdo a su voluntad.

Es una obligación oírla, pues Azul Giménez Correa canta como las diosas. Luego camina por la ciudad como si nada, con sus primas salen a cenar mariscos, con sus sobrinos a pasear, juega al fútbol, gusta del gimnasio,  pero no tiene nada de común, es especial, más que cantante es artista, más que linda es talentosa, inmensa la niña,  grandiosa.

Por Nico Cortés para InformateSalta

azul correa canta (1)

Te puede interesar