El superávit fiscal fue de $30.221 millones en el primer semestre y superó la meta pactada con el FMI

Economía 13 de julio de 2019
El Gobierno sumó ingresos de Anses y de la privatización de dos centrales térmicas. El déficit financiero, al computar pagos de deuda, alcanzó los $287.000 millones.
Nicolas Dujovne

La Argentina registró en el primer semestre un superávit fiscal primario de $30.221 millones. El resultado supera en más del 50% la meta que el Gobierno se había comprometido a alcanzar con el FMI, de $20.000 millones, informó el Ministerio de Hacienda.

La cifra contrasta con el déficit primario de $105.825 millones registrado en el primer semestre de 2008. Luego entró en vigencia el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que redundó en un fuerte ajuste en el gasto público y en la búsqueda de ingresos extra, como la reimplantación de retenciones a las exportaciones de todos los productos y servicios, informó TN.

La diferencia positiva entre ingresos y gastos es antes del pago de intereses. Al sumar los pagos de la deuda pública, el resultado se convierte en negativo y el déficit financiero del semestre alcanza los$287.202 millones, que representan el 1,3% del PBI.

Los datos se conocieron horas antes de que el directorio del FMI, ahora bajo la dirección provisoria del estadounidense David Lipton, destrabe el desembolso de u$s5400 millones, este viernes.

El superávit primario se alcanzó a pesar de que en junio las cuentas fueron deficitarias en $6598 millones, fundamentalmente por el pago del medio aguinaldo a jubilados y empleados públicos. Así y todo, el déficit de junio disminuyó 88,4% en comparación con el del mismo mes de 2018.

"Es la décima meta fiscal consecutiva que cumple el Gobierno nacional", destacó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en conferencia de prensa. "Es la primera vez en ocho años que el sector público nacional no financiero tiene un primer semestre con superávit primario".

Para el Gobierno, la meta acordada con el FMI se sobrecumplió en realidad en casi $47.000 millones, ya que suma al objetivo la cláusula social del acuerdo, que permite expandir el gasto público para atender vulnerabilidades sociales.

"La meta contenida en el acuerdo con el FMI para el primer semestre del año asciende a $ 20.000 millones, pero este valor puede ajustarse a la baja si (a) el conjunto de programas sociales que abarca el acuerdo supera la línea de base fijada para dichos programas en el acuerdo y (b) el gasto de capital financiado con fuente externa supera la línea de base fijada para dichas erogaciones en el acuerdo", indicó Hacienda en un comunicado. Al tener en cuenta estos aspectos, "la meta para el semestre ascendió a -$17.277 millones (déficit), ya que la meta original ($20.000 millones) se ajustó a la baja en $37.277 millones", agregó.

Para alcanzar el superávit, el Gobierno contó con la ayuda de la Anses. El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) transfirió 19.647 millones de pesos para pagar la Reparación Histórica, que primero iba a financiarse con los ingresos del blanqueo de capitales y, cuando se agotaran esos recursos, pasaría a saldarse con el fondo de inversión soberano. Este ingreso se computa como "recurso de capital".

Además, el Estado obtuvo recursos de capital adicionales provenientes de las ventas de las centrales térmicas Ensenada-Barragán y Brigadier López ($26.321 millones y $14.095 millones, respectivamente).

Los intereses de deuda crecieron 89,8% anual por el efecto de la devaluación. "Este crecimiento es 37 puntos porcentuales inferior al registrado en los primeros cinco meses del año y en la segunda parte del año continuará moderándose", indicó Hacienda.

Te puede interesar