Sospechan que el cadáver de la travesti fue arrojado en la piscina

Policiales 22 de julio de 2019
Nada está claro en torno a la muerte de Santos Medina. Mientras en el CIF siguen con estudios para determinar si su muerte fue producto de un infarto o, acaso hay algo más, la policía no descarta que el deceso haya ocurrido en otro lugar y luego arrojaron el cuerpo en la casa quinta.
piletasan luis
piletasan luis

Las sospechas incluso llegarían al círculo familiar de la víctima, entre ellos un sobrino policía, quien junto a su padre, tío de Medina, fueron los que se presentaron en el destacamento policial San Antonio, en la localidad de San Luis, el martes pasado a las 22 para dar el alerta por la desaparición de Nicolás Medina, un hombre de 48 años que residía en una vivienda, en Villa El Sol.

Este, sin embargo, no era el único domicilio, pues Medina también vivía en una casa ubicada frente a su principal cliente, María Isabel Reynoso, Asesora de Menores e Incapaces 1 de Orán. La funcionaria es hermana del ex juez federal, Raúl Reynoso.

Al ser informada por la policía respecto a lo sucedido en su casa de campo en esta ciudad, la funcionaria indicó que la víctima en realidad no era su casero sino el encargado de cortar el césped de la propiedad, y por ello poseía la llave del portón principal de la casa quinta, pero no así tenía acceso al interior de la vivienda.

La policía no tardó en ubicar la dueña, pues ésta ya habría realizado una denuncia días atrás, aunque se desconoce todavía el tenor de la misma. Las prácticas sexuales de Medina, como ya se informó, eran conocidas por sus familiares, quienes reconocieron que la víctima solía avisar cuando iba a “estar de orgía”.

Por ello, el haber hallado a Medina vestido de mujer, con tacones altos, peluca amarilla y ropa interior erótica no sorprendió. Tampoco la escena descubierta en la vivienda que la víctima solía ocupar, ubicada frente a la casa de campo donde finalmente fue hallado su cadáver, en el interior de la piscina.

La policía, al respecto, informó hasta el momento que no se hallaron rastros ni evidencias de actividad en el interior de la casa de la propietaria, quien había reportado que Medina no poseía llaves del inmueble y sólo se le había facilitado la llave del portón para que pudiera realizar su tarea.

Tampoco se habló, por ahora, de que Reynoso haya tenido quejas en contra de Medina, por lo que se deduce que la víctima no solía hacer sus supuestas fiestas sexuales en ese domicilio o, al menos, la dueña no advirtió rastros al respecto.

Te puede interesar