Un procedimiento médico podría retrasar la menopausia 20 años

Salud 07 de agosto de 2019
57457066_2353992564664799_1518375727748087808_n

Un procedimiento médico que les permite a las mujeres retrasar la menopausia en hasta unos 20 años fue lanzado por especialistas en fertilización in vitro en Gran Bretaña.

Los médicos afirman que la operación podría beneficiar a miles de mujeres que padecen serios problemas de salud, tales como enfermedades cardíacas y osteoporosis por debilitación ósea, problemas que son causados por la menopausia.

Pero los especialistas creen que el mismo procedimiento también podría mejorar las vidas de más millones de mujeres al retrasar el inicio de los síntomas más comunes de la menopausia, que van desde el estado de ánimo decaído, pasando por la ansiedad y la dificultad para dormir, hasta los sofocos, sudores nocturnos y menor deseo sexual.

El procedimiento, que cuesta entre 8.500 y 13.500 dólares se les ofrece a las mujeres de hasta 40 años, a través de ProFam, una compañía farmacéutica de Birmingham fundada por Simon Fishel, doctor especialista en FIV y presidente del Grupo de Cuidado de la Fertilidad en el Reino Unido, en colaboración con otros especialistas.

“Este método tiene el potencial de ser un beneficio significativo para cualquier mujer que desee retrasar la menopausia por cualquier motivo, o para aquellas mujeres que habrían tomado terapia hormonal, y hay muchos beneficios respecto de eso”, le comentó el profesor Fishel a The Guardian.

Hasta el momento, nueve mujeres se sometieron al procedimiento de retirar y congelar tejido ovárico con la perspectiva de retrasar la menopausia cuando sean mayores. Los médicos utilizan una cirugía menor para extraer un pequeño trozo de tejido ovárico, que luego se corta en preparados y se congela para su conservación.

Cuando la mujer entre a la menopausia, potencialmente dentro de décadas a partir de hoy, se puede descongelar el tejido congelado e injertarlo en el cuerpo. Para restaurar los niveles de hormonas reducidos, los médicos usualmente eligen un lugar del cuerpo con una buena irrigación sanguínea, como las axilas. Si el tejido ovárico sobrevive al proceso, debería restaurar las hormonas sexuales reducidas de la mujer y detener la menopausia.

“Este es el primer proyecto en el mundo que provee criopreservación del tejido ovárico de las mujeres sanas simplemente para retrasar la menopausia”, le dijo Yousri Afifi, directora médica ejecutiva de la empresa, a The Sunday Times.

Los médicos ya usan un procedimiento similar para proteger la fertilidad de las niñas y mujeres que están por recibir tratamiento contra el cáncer. Antes de iniciar un tratamiento contra el cáncer, los médicos retiran tejido ovárico y lo congelan. Si la mujer desea tener hijos en el futuro, el tejido se descongela y se reimplanta junto a las trompas de Falopio, que recogen los óvulos maduros liberados por el tejido.

Hasta cuándo el nuevo procedimiento retrasará la menopausia, depende de la edad en la que se tome el tejido y la edad en la que se lo reimplante. El tejido tomado a una mujer de 25 años podría posponer la menopausia durante 20 años, mientras que si se toma el tejido de una persona de 40 años solamente podría retrasar su inicio en cinco años.

Fishel señala que las mujeres jóvenes hoy pueden pasar de 30 a 40 años en la etapa menopáusica y mientras muchas se beneficiarían de la terapia de reemplazo hormonal, no se adapta a todas.

Richard Anderson, subdirector del Centro para la Salud Reproductiva en la Universidad de Edinburgo, realizó congelamiento de tejido ovárico para mujeres jóvenes y mayores durante 25 años. Dijo que era una “noticia vieja” que los trasplantes podrían restaurar los niveles hormonales, aunque agregó: “Lo que está menos claro es si esta es una manera segura y efectiva de hacerlo”.

Más allá de posponer la menopausia, los médicos creen que el procedimiento podría salvar cantidades sustanciales de dinero del Sistema Nacional de Salud, al reducir los costos de tratamiento para la menopausia y más serio aún, problemas relacionados con enfermedades cardíacas y la osteoporosis.

Pero también podría ser un punto de inflexión para el tratamiento de la fertilidad. A diferencia de la FIV, la preservación de tejido no requiere drogas que estimulen los ovarios, y es probable que se produzcan muchos más óvulos. Si a las mujeres de alrededor de 20 años se le extrajera tejido ovárico y se lo almacenara rutinariamente, dijo Fishel, podrían tener acceso potencial a miles de óvulos si luego más adelante decidieran tener hijos.

A las mujeres incluso se les podría reimplantar parte de su tejido para restaurar la fertilidad antes de formar una familia, y el resto podría ser reinjertado más adelante para retrasar la menopausia.

Te puede interesar