¿Mala suerte? Sólo una pareja dará el "Sí" este martes 13 en Salta

Sociedad 13 de agosto de 2019
Pese al mito y a los malos augurios de ésta fecha, una pareja salteña pasará hoy a las 16 por el Registro Civil para contraer matrimonio. El promedio semanal de casamientos es de entre 15 y 20.
casamiento martes 13

“Martes 13, no te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes”, invoca la superstición. Para los que creen en los mitos, condicionan sus acciones y decisiones en base a esas creencias, sin embargo la gran mayoría hace oído sordo a los fetichismos.

En el día de la mala suerte, una pareja salteña no se dejó amedrentar por los dichos míticos y decidió casarse en el Registro Civil, el matrimonio tendrá lugar a las 16. 

casamiento 2

Matías Assennato, director del Registro Civil de Salta indicó por Radio Vos que generalmente en éste día hay uno o dos casamientos, y el promedio semanal es de entre 15 y 20 matrimonios. Además agregó que en otoño e invierno baja la cantidad de casamientos por el frío y por la actividad laboral, crece mucho a partir de septiembre hasta febrero, los días son más lindos, pueden invitar a parientes de otros lugares por vacaciones.

assennato

Si bien hay diversas versiones de por qué el martes 13 es un día de mala suerte, algunas explicaciones interpretan que se asocia a un día de conflictos y peleas, ya que este lleva el nombre del dios romano de la Guerra.

A eso hay que sumarle que en la antigüedad el matrimonio no era un acto de amor como hoy en día, sino más bien una unión de intereses entre familias, por lo que si se casaban este día podía ser un mal augurio para los negocios.

Lo mismo ocurre con "embarcarse", debido a que en esa época los viajes en barco no se hacían por turismo, sino que para realizar acuerdos o transacciones. Entonces se creía que si se realizaban negocios en martes 13 el acuerdo acabaría mal.

Cabe destacar que otros historiadores se refieren a la palabra "embarcarse" como una referencia al sentido de tomar parte de un negocio arriesgado, tal como lo explica la RAE en su tercera acepción: "Hacer que alguien intervenga en una empresa difícil y arriesgada", y no como el acto de subirse a una embarcación.

Te puede interesar