En la gestión de Mauricio Macri el salario mínimo perdió cerca de 30% de su poder de compra

Economía 15 de agosto de 2019
Desde que Cambiemos llegó al gobierno el salario mínimo de Argentina medido en dólares perdió poder adquisitivo.
57457066_2353992564664799_1518375727748087808_n

Tras la derrota electoral en las PASO y el salto del dólar, la tasa de interés y el riesgo país, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, anunció un paquete de medidas con beneficios para trabajadores, quienes reciben alguna Asignación Universal por Hijo (AUH) y PyMEs -como se explicó en esta nota-, y aseguró que convocará la semana que viene al Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil (del que participan el Estado, trabajadores y empresas) para definir el porcentaje de aumento del salario mínimo.

¿Cómo varió el salario mínimo en la gestión de Macri? En diciembre de 2015, cuando asumió Cambiemos, era de casi $ 5.600, mientras que en junio de 2019 subió a $ 12.500. Pero si se considera la inflación, el poder adquisitivo del salario mínimo perdió un 31% en la gestión de Cambiemos. Al comparar primer semestre de 2015 con primer semestre de 2019, la caída es del 27%.

Para que el salario mínimo tuviera el mismo poder de compra que en noviembre de 2015 -último mes de gestión de Cristina Fernández de Kirchner-, tendría que ser de $18.000, en lugar de los $12.500 actuales. Estos números son hasta junio de este año -último mes para el cual hay datos de inflación-, por lo que no considera la inflación de julio ni tiene en cuenta el impacto del aumento del dólar en esta semana en la inflación, algo que los especialistas coinciden en que aún es difícil de estimar.

“El salario mínimo impacta en la economía formal y en los trabajadores registrados, pero en la Argentina hay aproximadamente un 40% de la población que está fuera del circuito formal, a esos asalariados informales no le impacta directamente el salario mínimo”, sostuvo en diálogo con Chequeado Jorge Paz, director del Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico (IELDE) de la Universidad Nacional de Salta (UNSa). Y agregó que “hay una gran proporción de trabajadores que trabajan por debajo del salario mínimo”, pero éste puede funcionar como un “efecto faro” para que estos trabajadores informales tomen como referencia el valor de su trabajo.

Te puede interesar