Cayeron 13 narcos de la banda del “Burro” que operaba en la zona sudeste

Justicia 16 de agosto de 2019
La organización fue desarticulada ayer, cuando más de 200 efectivos de cinco fuerzas ejecutaron 15 procedimientos tras una intensa investigación.
Operativo de Droga 1

La Policía realizó un megaoperativo con el objetivo de desarticular una banda dedicada a la comercialización de drogas.  Para realizar las tareas,  la Unidad Fiscal contra la Narcocriminalidad no sólo necesitó del gran despliegue de efectivos para concretar los procedimientos, sino también de prácticamente un año de investigación.

Según pudo averiguar Informatesalta, la causa se inició con la colaboración de los vecinos del barrio San Benito, quienes a través del sistema de denuncias web aportaron datos respecto a un grupo de sujetos que solían reunirse en un sector determinados de cuatro cuadras, desde donde desplegaban distintas actividades ilegales, entre ellas la venta de estupefacientes.

Con estos datos,  los policías de la División de Drogas Peligrosas de la policía local llevaron adelante la investigación del caso hasta reunir la identidad de los integrantes de esta banda, en especial del cabecilla y una red de revendedores, con quienes la organización dominaba la venta de drogas en la zona sudeste.

Operativo Droga 1

Los policías pudieron sumar detalles de la venta de drogas a partir de fotografías  y filmaciones, como así también se llevaron adelante intervenciones telefónicas, cuyos contenidos terminaron por aportar no sólo pruebas concretas del accionar de esta banda, sino conocer cómo llegaba la droga al seno de la organización y aspectos de la posterior distribución.

La droga llegaba a partir de la tarea de mujeres, conocidas en la jerga del narcotráfico como “vagineras”, quien suelen transportar la droga en sus órganos genitales, ya sea como pasajeras en unidades de transporte de larga distancias o bien en remises.

La cantidades oscilaban entre el kilo y medio de cocaína, o bien, marihuana, droga que luego era fraccionada en un promedio de 12 mil dosis, las que salían a venta no sólo en el barrio San Benito, sino también en las barriadas de Libertad, Nueva Esperanza, Convivencia, San José y Solidaridad.

En cada uno de estos puntos, la banda tenía un revendedor principal que estaba conectado con el cabecilla, aunque a su vez, disponía de otros pequeños revendedores en una especie de esquema piramidal que era dominado por el mismo proveedor y líder de la organización.

 Operativo Droga 4

Te puede interesar