Necesitan un horno de barro y mucho más para sostener la merienda de 30 niños en zona Sudeste

Solidaridad 30 de agosto de 2019
Magdalena es una joven estudiante que llegó junto a otras compañeras al comedor "La Sonrisa de los Niños, en barrio Santa Mónica. Involucradas con la realidad social pensaron en cómo ayudarla y se les ocurrió construir un horno de barro para que produzcan su propio pan.  
comedorS.M
Comedor de Dana

Magdalena comenzó una movida en Facebook en busca de ayuda para Dana y el comedor "La Sonrisa de los Niños" que puso a funcionar en su humilde vivienda ubicada en Bº Santa Mónica en zona sudeste hace unos 6 meses también conmovida por la necesidad de sus vecinitos.

La joven cuenta que Dana, quien trabaja de empleada doméstica por hora,  con lo poco que tiene y desde su bolsillo, brinda la merienda a unos 30 niños dos veces a la semana. 

"Ella esta desde febrero de este año, es empleada doméstica y le da el merendero a los chicos ahora por el tema de que está todo caro, le da los miércoles y los viernes. Lo hace en su casa, vive con su familia y sus tres hijos, les da el té a los chicos ahí en su cocinita, tiene una mesa y un par de tablones y sillas. Van más de 30 chicos y los sienta en la pieza de ella, sobre la cama, algunas mamás le ayudan con azúcar y yerba".

comedorS.M1

Empapadas e involucradas con la realidad de esta barriada, Magdalena y sus compañeras con las que realizan un proyecto social, decidieron buscar ayuda de la gente pidiendo 200 ladrillos para construir un horno de barro. Hasta el momento consiguieron 100  que deberán retirar en breve y solicitan a la gente si además pueden donarles harina, azúcar, leche, sémola o lo que crean necesario para que estos niños reciban su merienda. 

"Ellas nos contaba que a veces, los chicos saben cuando tienen que ir, el horario, pero a veces ella cuando no va a trabajar, no tiene plata y no puede comprar el pan o la azúcar y bueno los chicos igual van y nos decía que le parte el corazón decirle que no, ella lo hace a pulmón, es de su bolsillo, no tiene ayuda el comedor, algunas mamás de  los niños que suelen ser hermanitos le llevan cositas, se dan maña entre ellas".

El horno de barro sería construido por el marido de Dana que es albañil y se lo piensa como una herramienta de trabajo para poder hacer cosas para vender y así tener un ingreso más para ayudar a las familias y sostenerse ella misma ya que no tiene gas natural y vive de una garrafa la cual puede comprar una vez a la mes. 

comedorSM2

Si querés ayudar a Dana en este gran gesto con lo que puedas comunicate con  ella al 3875176990 o bien con Magdalena que está juntando las donaciones en su vivienda para luego llevarle las cosas al 3874883163.

Te puede interesar