Grave denuncia contra un comerciante salteño por violar a sus hijastras

Policiales 04 de septiembre de 2019
Está acusado de abusar de 3 jovencitas. La justicia le prohibió acercarse a la vivienda de Bº Santa Lucía, pero el sujeto no cumple. Por ello, una de las jóvenes lo volvió a denunciar porque teme que viole a sus dos hermanas más chicas. Conmovedor relato.
598c5aa5d9600.jpg_1834093470

El acusado, según lo informado por fuentes policiales a InformateSalta, es un comerciante de 46 años que se dedica a la compra y venta de madera en la zona oeste. El mismo es padrastro de tres hijas de su mujer, con quien luego tuvo otras dos que llevan su apellido, las que tienen 15 y 8 años.

La mayor de las jóvenes, ahora de 27 años, ya denunció al sujeto por abuso sexual, pero no fue detenido y en su contra sólo se dispuso la prohibición de acercamiento a la vivienda donde residía con sus cinco hijas, ubicada en el barrio Santa Lucía. Hace pocos días, y debido a que el acusado no sólo no cumplía con las restricciones impuesta sino amenazaba con abusar de sus hijas menores, fue denunciado nuevamente. Esta vez, la acusación la realizó la tercera de sus hijastras, quien reveló las irregularidades y reconoció haber sido objeto de abuso por parte del sujeto, cuando tenía 12 años.

El caso llamó la atención debido a que todos los vecinos y familiares se preguntan por las faltas de medidas más contundentes de la justicia en contra del comerciante, quien ya abusó de tres de sus hijas y ahora pretendería avanzar con las dos que le quedan, sin que desde la fiscalía se haya hecho nada para evitarlo.

Abusos de larga data

En la última denuncia, la joven de 24 años, sostuvo que fue abusada cuando tenía 12 años en la casa de barrio Santa Lucía. Narró que el hecho ocurrió cuando su madre había viajado a la provincia de Jujuy junto a dos de sus hermanas, mientras que otra se fue a una fiesta, por lo que ella se quedó sola en la casa con su padre.

Reveló que se había dormido en la cama de su madre viendo televisión, cuando de pronto su padrastro se acercó, comenzó a rascarle la espalda y luego la subió encima de su cuerpo y realizó maniobras de abuso sexual. Por este hecho, la denunciante indicó que sufrió padecimientos psicológicos, pues cada vez que ingería alimentos los vomitaba.

A los 15 años, en tanto, tomó conocimiento que su padrastro también había abusado sexualmente de sus dos hermanas mayores, por lo que cobró valor y le contó a su madre todo lo que había sucedido, tanto con ella como con sus hermanas, situación que derivó en la separación momentánea de la pareja.

Eso duró sólo una semana, pues su madre decidió reiniciar la relación y convivencia porque no tenía otra manera de subsistir.


Al reanudarse el vínculo familiar, el acusado comenzó a fustigar y maltratar psicológicamente a la joven. Incluso la insultaba y trataba de “prostituta” por el hecho de haberlo delatado.


Posteriormente, en tanto, su hermana mayor se animó y radicó la denuncia por abuso sexual en contra de su padrastro, pero no fue detenido y sólo le dijeron que no podía regresar a la casa, pero esa medida el sujeto nunca la cumplió y mantuvo la convivencia, sin que su madre ni la justicia hiciera nada.

La joven relató que en las últimas semanas, vio que el acusado comenzó a tener actitudes extrañas con sus dos hijas más chicas, a las que subía a la falda y cuando lo hacía la miraba socarronamente, lo que la hizo presumir que el acusado volvería a abusar de las menores. En vista de ello, y de lo ocurrido cuando tenía 12 años, la joven volvió a denunciarlo a la espera de que esta vez la justicia tome cartas más firmes en el asunto, aunque hasta el momento se desconoce si eso sucedió.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar