"No soy mago, a mí me gusta ganarme la plata corriendo, como toda la vida"

Deportes 08 de septiembre de 2019
Diego Maradona desembarcó en La Plata y fue recibido por una multitud en el estadio del Bosque, donde le habló a la gente y le prometió que "este grupo va a ser un gran ejemplo".
maradona

Una verdadera revolución se vivió esta tarde en La Plata, en la presentación de Diego Maradona como nuevo entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata ante los hinchas del club.

El ex seleccionador argentino, quien llegó para reemplazar a Darío Ortiz e intentar revertir el presente adverso del club platense, hizo vibrar a los 25 mil simpatizantes del Lobo que se acercaron al estadio del Bosque.

Diego tomó el micrófono y realizó la que, quizás, sea una de sus tareas más importantes puertas adentro, cuando las burbujas de este inicio de ciclo ya no sean tan efervescentes: la motivación.

Con típicas frases firmadas con su sello, y en varios pasajes con lágrimas en los ojos, Maradona levantó una y otra vez a los cuatro costados del estadio Juan Carmelo Zerillo, que cantaron por Gimnasia y también, entre otras cosas, que “el que no salta es un inglés”, en un mensaje indirecto hacia la vereda de enfrente. Diego, sonrió.

El flamante entrenador Tripero se dirigió a sus ahora fieles desde el centro del campo de juego, y hasta cantó, rodeado por sus nuevos dirigidos, por su ayudante, Sebastián Méndez, y por el presidente de la entidad, Gabriel Pellegrino, a quien le agradeció por esta oportunidad.

Envuelto en el tema que popularizó el cantante cuartetero Rodrigo, y después de sus palabras hacia el público y hacia los futbolistas en pleno campo de juego, Maradona se aprestaba a dirigirse hacia un hotel de la capital bonaerense, donde a las 16 protagonizará una conferencia de prensa.

Desde el pasado jueves, cuando se oficializó la llegada del 10, largas colas para asociarse o regularizar su situación, para comprar camisetas o, simplemente, para curiosear, vistieron los alrededores de la sede del Lobo.

Desde ese día, todo es entusiasmo, ilusión y, al mismo tiempo, incredulidad en Gimnasia, que está en una delicada situación en la tabla de los Promedios.

Por ese motivo, entre tantos otros, buscó a Maradona, un hombre capaz de tocar las fibras más íntimas del plantel para producir una reacción anímica que lo saque de ese embrollo.

El ex entrenador del seleccionado argentino, que volverá a dirigir en las entrañas del fútbol autóctono después de más de dos décadas, prometió dejar “el alma y la vida” por Gimnasia, aunque lo más importante será mantenerlo en Primera División.

Su debut se producirá, como local, el domingo 15 de este mes ante Racing, precisamente el último equipo que dirigió en el fútbol argentino, allá por 1995.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar