Estudiantes salteños crearon un generador de luz para una comunidad wichi y ganaron un concurso

Sociedad 10 de octubre de 2019
Sofía, Lautaro, Ariel, Emiliano y Gonzalo son estudiantes de la escuela técnica Alberto Einstein y son los ganadores del concurso Soluciones para el Futuro de Samsung que reúne a las ideas más innovadoras desarrolladas por estudiantes secundarios de Argentina, Paraguay y Uruguay. Sus testimonios.
estudiantes samsung
estudiantes samsung

Soluciones para el Futuro es el proyecto de Samsung en alianza con Socialab, que nuclea escuelas secundarias de Argentina, Paraguay y liceos de Uruguay. El propósito es que los estudiantes ideen soluciones para resolver problemáticas de su comunidad. Se seleccionan 5 proyectos finalistas que finalmente viajan a Buenos Aires a defender las propuestas.

Jorge Ceballos es profesor de la escuela técnica Alberto Einstein y quien acompaño a los alumnos en todo el proceso. Sofía Rodríguez, Lautaro Sandoval, Ariel Valencia, Emiliano Canabal y Gonzalo  Solaliga son los alumnos que representaron a la institución y obtuvieron el primer puesto.

“Es un concurso que se hace todos los años con la idea de que el alumno desarrolle algún tipo de ayuda social o tecnológica, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas. Nosotros abarcamos el tema de lo social con la idea de crear una sociedad más justa”, nos contó el profesor.

estudiantes samsung2

Los estudiantes y el profesor, previamente visitaron una comunidad wichi en Embarcación, donde a una escuelita se le había caído el techo. “Decidimos ir a conocer el tema, vimos la precariedad con la que viven, las necesidades que tienen. Al ver que no tenían luz decidimos hacer un generador de luz que sea solar y eólico con los recursos naturales que ellos tienen. Fabricamos el prototipo del generador “, explicó.

El concurso dura aproximadamente seis meses. Inicialmente inscriben más de 600 proyectos de instituciones de Argentina, Paraguay y Uruguay. Tras una serie de etapas eliminatorias, finalmente son 5 los proyectos que pasan a la última instancia.

“Quedamos entre los finalistas y nos pagaron el viaje a Buenos Aires porque allí es donde se defiende el proyecto. Nosotros ya habíamos participado en el 2017 y salimos segundos, ahora queríamos la revancha”, dijo el profesor.

WhatsApp Image 2019-10-10 at 9.03.45 AM

El deseo de ayudar por sobre todas las cosas

Lautaro Sandoval tiene 17 años y cursa el penúltimo año del secundario en la escuela Técnica Alberto Einstein. Es uno de los participantes salteños en el concurso Soluciones para el Futuro.

“Comenzamos de cero cuando fuimos a la comunidad wichi que queríamos ayudar creando el dispositivo de corriente eólico y solar. Teníamos la idea, armamos el proyecto y lo subimos a la página. De 600 proyectos quedaron 32 que pasaban a la segunda etapa, luego teníamos que armar un prototipo. Luego pasamos a la etapa final, esa fue la mayor emoción, viajar a Buenos Aires fue algo impresionante, muchos no habíamos viajado en avión”, contó Lautaro.

Lo que más motivó a los alumnos a continuar con la idea original fue la visita a la comunidad originaria. “Cuando fuimos a Embarcación, la verdad no conocíamos mucho, solo lo que nos contaban. Cuando llegamos allá fue verdaderamente duro, es otra realidad, nosotros sabíamos que no teníamos luz. Ver esa realidad te sorprende, viven en un ligar de tierra, los chicos andan descalzos, con ropa que les donan o que consiguen de algún lado, el agua les llega por una manguerita y se va juntando por goteo y eso es lo que van a tomar”, relató el estudiante.

Rápidamente el premio pasó a segundo plano. “Si bien nuestro objetivo era ganar el concurso, cuando fuimos a la comunidad nos dimos cuenta que en realidad queríamos cambiar la vida de estas personas. Es una escuela bilingüe wichi, los chicos de esa comunidad son criados por sus padres con la cultura wichi y luego van a una escuela normal que hablan en español pero intentando preservar su cultura original”.

El premio para los ganadores consiste en un celular de alta gama y una semana en Brasil, donde también tendrán un encuentro con expertos que los ayudarán a continuar con su proyecto. “Lo nuestro es un granito de arena”, dice Lautaro, pero sin dudas son de esos granitos de arena que luego se convierten en inmensas montañas.

“Hablamos con muchos expertos que nos dieron consejos de cómo podíamos desarrollarlo, con entidades que podíamos hablar para que nos ayuden y cuando viajemos a Brasil vamos a tener una capacitación con gente más experta que nos va a seguir ayudando. Cuando terminemos todo esto, vamos a empezar a poner en práctica porque esto se tiene que hacer si o si para la escuela”, expresó convencido.

Te puede interesar