“El fallo me dio vergüenza ajena”

Justicia 28 de octubre de 2011
La abogada Graciela Oviedo manifestó en Cara a Cara que se sintió avergonzada con el fallo del juez en lo Civil y Comercial de 5ª Nominación Federico Augusto Cortés, en el que define como castigo a los padres la muerte de su niña de 6 años en un accidente de tránsito. La niña Melisa Tabarcachi fue atropellada el 26 de mayo del año 2000 cuando regresaba de la escuela por un Ford Falcón verde, conducido por Laura Mercedes Sierra de Klix Cornejo.

“La justicia la hacemos entre todos, pero el fallo no lo puedo explicar, me dio vergüenza ajena”, manifestó Oviedo. La abogada quien se declaró católica, creyente y fiel defensora de la justicia opinó que “alguien creyente no puede hablar así en sus fallos”.

El juez dijo que “la muerte de una niña fue para redimir miserables e inmundos pecados”

El fallo que citó la abogada es el que rechazó el juicio de embargo preventivo, por daños y perjuicios, de los padres de una niña fallecida en el 2000 tras un accidente de tránsito.

El juez en lo Civil y Comercial de 5ª Nominación Federico Augusto Cortés consideró que la muerte de una niña, ocurrida hace 11 años, se trató “de una aleccionadora de la ira de Dios”. “De Dios nadie se burla, él entregó a su hijo para redimir nuestros miserables e inmundos pecados”.

“Toda la situación planteada en este juicio ¿No podrá ser una corrección aleccionadora de la dignísima ira de Dios?” dice el juez en su veredicto.

La niña Melisa Tabarcachi fue atropellada el 26 de mayo del año 2000 cuando regresaba de la escuela, y descendió del colectivo en la ruta 28.

Fue atropellada por un Ford Falcón verde, conducido por Laura Mercedes Sierra de Klix Cornejo.

Repudio al fallo

La trabajadora del poder judicial Berta Lozano acusó a la Pastoral de interferir en las sentencias y la capacitación de los empleador judiciales. “Un juez de apellido Cortés puso en la sentencia de un accidente de tránsito que terminó con una niña muerta que era un castigo de Dios a los padres por pecadores”, contó Berta.

La empleada judicial separó la cuestión religiosa con la intromisión de la Iglesia en la justicia provincial y la formación de sus trabajadores. “Hace años que trabajo en el poder judicial y no necesito que la Iglesia me enseñe o trabaje mi formación con valores cristianos”, se quejó Lozano, que repudia la presencia de la Pastoral en el Poder Judicial.

Fuente: FM Aries

Te puede interesar