Las copas menstruales podrían llegar a los centros de salud de manera gratuita

Legislativa 27 de agosto de 2019 Por Isabel Briones
Se trata de un dispositivo de silicona quirúrgica que remplaza el uso de toallitas femeninas. Es reutilizable y dura hasta 10 años. No sólo representa un beneficio económico sino que también ambiental. A través de la Cámara de Diputados, legisladores buscan se entregue en la salud pública.
copa 1
Copa Menstrual en Salta

Las mujeres producen cientos de kilos de basura al año con residuos producto de la menstruación, ya sea con toallitas femeninas o tampones. Se estima que al año una mujer gasta cerca de 2 mil pesos para adquirir estos productos.

Incluso, cientos de mujeres ni siquiera pueden acceder a estas comodidades higiénicas, llegando a modificar sus rutinas diarias durante el período, niñas que no asisten a clases y mujeres que utilizan elementos que no son higiénicos fomentando el desarrollo de infecciones.

copa 3

En Salta, como en gran parte del país, comenzó a fomentarse el uso de la copa menstrual, un dispositivo de silicona quirúrgica que remplaza el uso de toallitas femeninas. Es reutilizable y dura hasta 10 años.

Literalmente es un recipiente de silicona que se puede doblar como una C para introducirse dentro de la vagina, como si fuera un tampón. Gracias a su elasticidad, se adapta a las paredes vaginales y junta todo el flujo, pero no lo absorbe. Es por eso que después de cada uso, se vacía, se enjuaga o se seca con papel higiénico y se coloca de nuevo.

copa 2

La Cámara de Diputados de Salta, no solo está analizando suspender los secuestros prendarios sino también que estas copas sean distribuidas de manera gratuita en hospitales y centros de salud. “Es un dispositivo absolutamente saludable para las mujeres desde todo punto de vista, económicamente accesible para el Estado. Ya se hizo un análisis en la Comisión de Haciendas de la Cámara de Diputados y lo consideran viable”, dijo Héctor Chibán, uno de los impulsores del proyecto, a InformateSalta.

El legislador consideró que es una alternativa “frente a las gravísimas dificultades económicas por la que atraviesa la provincia, una de las más pobres de Argentina, sumado a que es una de las provincias con más problemas ambientales”.

Con respecto a la inversión económica que produciría para la Provincia, Chibán adelantó que desde Hacienda le dieron el visto bueno. “Una copa cuesta en promedio $400, comprando directamente al fabricante o al importador, para el Estado el precio sería mucho menor”, y sostuvo que se repartiría en principio, en lugares de extrema vulnerabilidad.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar