Garrido lo mató a Carusso: La Secretaría de Tránsito estaba devastada

Municipal 02 de marzo de 2016
El actual secretario de Tránsito, Juan Carlos Garrido calificó de complicada la situación por la falta de medios de movilidad, empleados y los problemas edilicios que deben enfrentar.

El primer día de clases se constituyó en la “prueba de fuego” para la secretaría que depende de Juan Carlos Garrido. 

“Hemos tenido una mañana complicada, pero esperamos ir superándolo. La semana que viene debemos estar más ordenados. El primer día de clases era nuestra prueba de fuego. Queremos ordenar el tránsito y educar a los padres. Vamos a permitir que estacionen en lugares no permitido, solo para ascenso y descenso de los chicos y durante unos 5 minutos, pero no permitiremos que lo hagan en doble fila”, dijo el funcionario en declaraciones a Radio 10.

Garrido explicó que “no es fácil trabajar con el recurso humano que dispone hoy la Secretaría. Lo que debemos ajustar son los horarios del personal y todo nuestro personal. Cuando llegamos habían tomado licencia unos 60 empleados. Recién ahora los estamos recuperando. Pero aunque estén todos trabajando, no logramos cubrir las necesidades que tiene la ciudad. Contamos con 90 inspectores para cubrir 3 turnos, necesitamos sumar medios de movilidad, capacitar a la gente y sumar personal administrativo”.

El funcionario precisó que recibió “una Secretaría de Tránsito devastada, todos trabajando en un edificio antiquísimo, con serias fallas y problemas estructurales, techos y caños rotos. En definitiva, todo muy abandonado, no solo en lo estructural sino también en cuanto a la situación del personal”.

Ante este panorama, aclaró que ya habló con el Intendente y planteó la necesidad de sumar personal, recursos y nuevos medios de movilidad.

 “Acá se permitió todo”

Juan Carlos Garrido, luego de ser designado en la cartera de Tránsito, confesó que “acá se permitió absolutamente de todo. He hablado con todo el personal y saben que ésta es una gestión nueva. Ya están corriendo sumarios y muchos expedientes que estaban cajoneados. Saben que queremos ir por el camino correcto, sé que no será fácil. La familia municipal a veces tiene serios problemas personales, hay empleados con problemas de alcoholismo y otras adicciones. Por eso cada inspector se somete a un control de alcoholemia  antes de salir a la calle. Esta es una gestión comprometida con la gente y con la vida”, finalizó el funcionario.

Fuente: Radio 10

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar