Dejó una vela prendida para ahuyentar ladrones y se prendió fuego su casa

Policiales 26 de septiembre de 2018
Ocurrió en Norte Grande, la mujer logró sacar a sus cinco hijos y pedir auxilio. Las llamas consumieron la vivienda. Pide ayuda.
incendio

La pobreza volvió a truncar los deseos de  una joven madre soltera  de progresar. María Cristina vive en el barrio Norte Grande, tiene cinco hijos, hace algunos días dejó una vela prendida para ahuyentar a los ladrones que ya le habían entrado a robar tres veces en una semana. El cansancio la venció, quedó dormida, la vela cayó y provocó un voraz incendio.

“Me cortaron la luz porque no puedo pagar las boletas, intenté restituir el servicio pero la empresa detectó fallas y me lo negaron. En una semana me entraron a robar tres veces, por eso dejé la vela prendida, ahora me quedé sin nada”, dijo por Somos Salta.

Hace días que no dormía bien, estaba en alerta por miedo a nuevos robos. “Me quedé dormida y de repente comencé a toser, sentí que mi bebé también lo hacía, abrí los ojos y estaba todo prendido, saqué a mis cinco hijos de la cama, no podía abrir la puerta, después de varios intentos se destrabó y logramos salir”, contó.

Desesperada comenzó a pedir ayuda a sus vecinos que con baldes lograron apagar las llamas. En el lugar todo quedó consumido, reducido a cenizas, su esfuerzo de mucho tiempo. “Ni siquiera tengo puerta”, sostuvo.

Una vecina le dio asilo por unos días, hasta que bomberos vuelvan a revisar la vivienda y descarten la posibilidad de un derrumbe. La joven madre tiene unas gemelas de un año, un varón de dos y  dos nenas de 4 y 6. Necesita ropa, pañales, comestibles y una puerta.

Aseguró sentirse señalada por lo ocurrido, condenada socialmente pero fue clara, “sé que soy una mamá joven, pero amo a mis hijos”. Quienes deseen ayudarla pueden ir al barrio Norte Grande, manzana 204D casa 5.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar