La joven agredida en Bº Norte Grande abrió los ojos y se recupera lentamente

Justicia 01 de mayo de 2019
Micaela aún continúa internada en terapia intensiva en el hospital San Bernardo pero mostró una leve mejoría en los últimos días. Su familia confía en que va a salir adelante. “Su mamá la está cuidando desde el cielo,” dijo su abuela a InformateSalta.
Micaela
Micaela

Desde hace exactamente un mes, Micaela, una joven de 20 años de barrio Norte Grande se debate entre la vida y la muerte luego de ser brutalmente patoteada por tres chicas, quienes le atacaron con piedras mientras iba a la parada del colectivo. Con una luz de esperanza, su familia notó una leve mejoría en los últimos días.

María Chávez, su abuela, contó a InformateSalta que salió del coma inducido, abre los ojos y pese a que no puede hablar, escucha lo que le dicen y responde con sus manos. Todavía la alimentan por sonda debido a que tiene el esófago lastimado y tiene respirador artificial pero todo parece indicar que no necesitará más cirugías.

“Los médicos nos dicen que el estado de ella sigue siendo grave mientras ella esté en terapia, una vez que ella salga recién nos van a decir que está bien. Pero lo importante es que ella está saliendo adelante, la luchó, estaba gravísima, pero ayer y hoy la vi mejor porque entre el viernes, sábado y domingo, ella estaba mal porque volvió a levantar temperatura. Nosotros entrábamos y salíamos llorando de terapia,” dijo la mujer a este medio.

La infección en su cervical ya pudo ser controlada sin embargo sus pulmones, por la neumonía que contrajo, aún están en delicado estado, tiene mucha tos y se ahoga con frecuencia. “Tiene dos drenajes, uno en cada pulmón,” expresó.

Al haber estado tanto tiempo recostada, perdió mucho peso y todavía no puede sostenerse por sus propios medios. “La fisioterapeuta la sienta para hacerle la fisio. La tiene que sostener con madera, atarla, ponerle los bracitos sobre una caja que le ponen, un banquito para que apoye los pies porque ella sola no se queda. Ella no se sostiene sola, es como un bebé,” detalló la mujer.

En relación a una de las agresoras, Laura Viale, quien continuará detenida por solicitud de la fiscal Ana Inés Salinas, María teme que una vez que Micaela logre su alta recupere su libertad. “Por más que la tengan presa o no, el daño que le hicieron a mi nieta es grandísimo, no se lo sacan con nada y el miedo que ella tiene le va a quedar para siempre,”  manifestó.

La jovencita de 20 años y estudiante de Enfermería de la Universidad Nacional de Salta (UNSa) quedará para siempre con una cicatriz en el cuello producto de su operación en la cervical.  “Esa herida recién hoy se la cosieron, estuvo desde ya 15 días abierta, se le infeccionó la cervical y tenían que llevarla todos los días al quirófano a limpiarla, ahora parece que no va a necesitarlo más,” indicó.

La abuela subrayó que tras la tristeza  que vivieron los primeros días en el hospital, hoy recobraron la sonrisa y pese a que su nieta tendrá una larguísima recuperación, confía en que va a salir adelante.

“Primero estaba muy mal toda la familia de que ella se iba en el estado en el que estaba, los médicos nos decían que estaba en manos de Dios, que ellos ya habían hecho todo lo posible para salvarla. Ahora los médicos nos dicen que ella es una chica bendecida por cómo se está recuperando. Tenemos que tener mucha fe. Su mamita la está ayudando, ella tiene a su mamá que está en el cielo, que la está ayudando, cuidándola,” concluyó.  

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar