Chocaron contra un cerro en una aeronave y se salvaron de milagro

Sociedad 24 de julio de 2014
El periodista Andrés Mendieta relató la experiencia que vivió junto a tres personas en un vuelo que realizaban volviendo de La Quiaca. Fuertes vientos descendentes produjeron el accidente.

Según el relato del periodista, en la avioneta viajaban 4 personas que fueron hasta La Quiaca a presenciar un evento en el que se lanzaba una nueva Aerolínea de fomento, para el desarrollo, que uniría Salta con La Quiaca y Tarija.

“Fuimos al lanzamiento en La Quiaca, a una conferencia de prensa en donde estaban autoridades Argentinas y autoridades de Bolivia. La idea era que el aeródromo de La Quiaca sea un aeródromo binacional, tanto para La Quiaca como para Villazón (Bolivia).”

Lugo de cubrir la nota, cerca del mediodía, deciden regresar a la provincia. “Al despegar comenzamos a sentir sobre el avión corrientes de viento muy fuertes. El piloto hacía denodados esfuerzos por levantar altura y no había forma. Los vientos descendentes eran muy fuertes y el piloto, con una pericia realmente envidiable, comenzó a esquivar algunos cerros hasta que hay uno que no pudo, y le dio con todo el tren de aterrizaje delantero y trasero en el canto del cerro. El avión se descontroló y empezó a bajar abruptamente sobre la ladera del cerro, a los panzazos. Pasamos por encima de un camino vecinal hasta que 50 metros más adelante la aeronave queda enterrada en el piso”.

Mendieta, periodista que pasó por varios medios de comunicación y por diferentes áreas de gobierno, explicó que se trataba de un avión muy pequeño. Milagrosamente ninguno de los pasajeros sufrió heridas, más allá de algunos golpes. “La primera camioneta que nos auxilió llegó de causalidad, una camioneta de la Comisión Municipal de un lugar que se llama Barrios que venía pasando por el camino. Llegaron policías y bomberos, nos llevaron al hospital de La Quiaca donde nos revisaron a todos que estábamos perfectos, salvo el camarógrafo que por una cuestión de protocolo médico quedó 24 horas en observación, pero ya está trabajando normalmente”.

Nos dimos cuenta que la situación se complicaba cuando veíamos que el avión comenzó a descender en lugar de ascender. Uno lo que intenta hacer es aferrarse a la vida y se encomienda a Dios. Me persigné, recé un Padre nuestro y me agarré fuerte”, contó Mendieta sobre el dramático momento del que salieron ilesos. 

Hay quienes aseguran que el querido Andrés Mendieta tiene más vidas que un gato, aunque nos alegramos que de ésta salió ileso.

Fuente: FM La Cigarra

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar