¿Para qué sirve un crédito hipotecario?

Economía 16 de marzo de 2020
Los créditos hipotecarios pueden ser una inversión personal a largo plazo. Existen múltiples maneras de sacar provecho a través de estos financiamientos.
casa-nueva-credito-hipotecario-1920-1.jpg_258117318

Adquisición de propiedades

La utilidad más conocida de los créditos hipotecarios es comprar una propiedad. Cuando una persona no cuenta con la totalidad del dinero necesario para adquirir un bien, el banco le ofrece un préstamo a largo plazo. La entidad toma como garantía de pago la vivienda seleccionada por el cliente. Así, se le concede la oportunidad de embarcarse en un proyecto personal sin tener que abonar una gran cifra de dinero al momento. 

Esta línea crediticia es muy importante en el sector financiero porque la mayoría de las personas requieren de cooperación externa para adquirir un techo. Debido a que son préstamos programados para cancelar en varios años, se fijan cuotas cómodas con el fin de no comprometer la estabilidad económica del beneficiario. 

Inversiones a largo plazo

La utilidad de un crédito hipotecario va más allá de adquirir una vivienda propia. Existe un porcentaje de clientes que ve en estos financiamientos una oportunidad de inversión. Es decir, embarcarse en un compromiso de esta envergadura podría convertirse en un seguro de vida privado con el pasar de los años.

Las hipotecas se amortizan en un promedio de 15 a 16 años. Una vez saldada la deuda estarás añadiendo un inmueble que puede generarte ingresos constantes a través de un alquiler. En poco tiempo habrás recuperado el capital que invertiste durante tanto tiempo.

Desde esta perspectiva funcionaría como una pensión personal. Incluso, resulta en una inversión a largo plazo si no decidieras rentar la propiedad. Esto es así porque evitarías pagar precios de alquiler elevados en el futuro, protegiéndote de posibles crisis económicas que no puedas controlar.


 

Rentabilidad en el ámbito inmobiliario

En Argentina existen dos canales principales para obtener créditos hipotecarios. Puedes hacerlo mediante tu banco de preferencia o vía online. En cualquiera de los casos se ofrece un promedio de 500.000 y 15.000.000 de pesos a tasa fija. El plazo mínimo para hacer la devolución total del dinero es de un año, mientras que el límite es de 360 meses.

La rentabilidad de estos préstamos se mide por los intereses y comisiones. Como regla general, existen tres cargos sobre la cantidad otorgada: TNA (Tasa Nominal Anual), la TAE (Tasa Anual Efectiva) y CFT (Costo Financiero Total). La primera está casi siempre en el 41,00%, la segunda en 49, 65% y la última en 49,79%. 

Sin embargo, vale la pena revisar varias propuestas para comparar y hacer la mejor elección. Un detalle relevante es elegir la propiedad adecuada que permita hacer una inversión sustentable a largo plazo. Inmobiliarias como Remax, Brick, Goldstein y Boxer tienen buena reputación. 

Crezu, una mano amiga

Crezu es una empresa de préstamos online que dispone de herramientas eficaces para encontrar el préstamo que buscas. Un ejemplo de ello es el simulador de créditos hipotecarios disponible en su portal web. Se trata de un sistema inteligente que calcula el costo de las cuotas tomando en cuenta los intereses y comisiones del financiamiento que desees contratar.

Este instrumento virtual evitará que pierdas tiempo solicitando información en el banco. No será necesario que te traslades a la entidad para tener una entrevista con un asesor. El mayor beneficio de los simuladores es que no tendrás el peligro de salirte de tu presupuesto. Podrás saber de forma anticipada cuánto vas a pagar sin sorpresas. Crezu también funciona como plataforma para conseguir este tipo de créditos, solo llena el formulario y revisa los resultados.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar