“Abuelita destripadora”: mató a tres niños de su barrio, los cocinó y los repartió entre sus vecinos

Medios 26 de marzo de 2020
No es la tierna abuelita que todos esperan ver.
abu

No es la tierna abuelita que todos esperan ver. Sofia Zhukova, de 80 años, confesó haber matado a tres personas en una serie de asesinatos brutales que abarcan una década y media. Se sospecha que la mujer también asesinó a cuatro personas hace más de 20 años.

Sofia Zhukova se jubiló luego de trabajar durante varias décadas en un matadero de cerdos. En 2019, en el juicio que se realiza en su contra, confesó que mató a su inquilino, el conserje Vasily Shlyakhtich, de 52 años. Para explicar cómo sucedió el asesinato, la “abuelita” participó de una escalofriante reconstrucción del hecho, donde incluso se la fotografió con un elemento en sus manos que simula ser un hacha.

En su defensa, la mujer alegó que el conserje y un amigo la violaron en su departamento. “Él y su amigo me violaron y (más tarde) lo corté con un hacha. Él vino a tomar té, pero en lugar de eso, me violaron”.


 
En Rusia la llaman “Sweeney Todd”, en el Reino Unido “Granny Reaper”.


Tres asesinatos confirmados y cuatro en investigación

Zhukova también está acusada de secuestrar y haber asesinado a una niña de siete años y a una amiga que, tras vender el departamento, se fue a vivir con ella. Los lugareños afirman que mató a la niña por jugar “ruidosamente”. En el departamento de la “abuelita destripadora” encontraron pequeños rastros de sangre de la niña, aún cuando la pequeña había desaparecido hacía casi una década.

En cuanto a Nina Babenko, de 83 años, su desaparición sucedió en 2013, meses después de mudarse como inquilina de Zhukova. La víctima había vendido su departamento y se había llevado el dinero cuando se fue a vivir al departamento de la “Sweeney Todd Rusa”. El pasaporte de Nina fue descubierto en el departamento de Zhukova, pero nunca más la volvieron a ver y nunca encontraron su cuerpo.

El oscuro apodo surgió entre sus vecinos, ya que una mujer aseguró a la prensa: “Siempre nos pareció extraño que, a pesar de ser maleducada y hostil, a menudo encontrara el tiempo para cocinar cosas para los niños locales. Siempre fueron platos de carne. A veces se los daba a los adultos”.

Además de las tres causas conocidas, la policía sospecha que la mujer mató a otros dos niños que desaparecieron en el barrio y a dos mujeres a quienes también se les habría acercado simulando una amistad.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar