El Salteño, el joven acusado de matar a una familia sin piedad

Medios 15 de julio de 2020
Cristian V. tiene 23 años y fue imputado por el homicidio de una pareja y su beba. Los persiguió con un auto, los hizo caer de la moto en la que circulaban y los remató con una ametralladora. Su cómplice está detenido.
abu

"Decile a tu papá que fue el Salteño”. Todavía los cuerpos de Florencia Corvalán (23) y Christofer Albornoz (21) estaban tendidos en el suelo cuando un testigo se acercó a los familiares de las víctimas y pronunció el apodo del presunto tirador. El acusado usó una ametralladora para atacar a la pareja y a su pequeña hija, Adelai, que estaba con ellos. El Salteño fue imputado, esta semana, por el triple crimen de Empalme Graneros, en Rosario.  

El Salteño es Cristian Carlos V., tiene 23 años y fue imputado el lunes pasado por el triple crimen cometido el 16 de febrero pasado en el barrio Empalme Granados, ubicado en la zona noroeste de Rosario. Frialdad fue lo que caracterizó a este presunto múltiple homicida aquella noche cuando atacó, después de las 20 horas, a los tiros, a la familia que circulaba en moto por la calle Génova.  

Según describió la fiscal Marisol Fabbro en la audiencia imputativa, el Salteño iba en el lugar del acompañante de un auto negro conducido por Matías “Gringo” O. (ya detenido) y comenzaron a perseguir a la familia. El acusado les disparó para que perdieran la estabilidad de la moto y cayeran.  

Pero el ataque no terminó ahí, una vez que las víctimas estaban en el suelo, “posicionaron el auto al lado y se asoma desde el vehículo portando un arma de fuego tipo ametralladora” y vuelve a dispararles, según describió la fiscal.

Y, Fabbro, destaca un detalle cruel: “Dispara directamente hacia la menor Adelai Albornoz de 1 año y 11 meses que se encontraba en el suelo”. El Salteño no tuvo piedad por una nena indefensa y le efectuó dos tiros, según revelaría, más tarde, la autopsia.  

Cuando los familiares de las víctimas llegaron al lugar, la menor no estaba porque los vecinos la habían llevado al hospital donde finalmente murió. El cuerpo de Florencia estaba recostado sobre la vereda con siete impactos de bala. Christofer había recibido seis tiros.  

Alberto, un hombre que pasó por el lugar, vio que la nena aún respiraba y le dijo a su hermana que la levantara para llevarla al centro de salud para que la asistan. “Cuando se bajó a agarrar a la nena, le quiso hablar a la madre para avisarle, y cuando la mueve se da cuenta de que no reaccionaba ninguno de los dos y que la mamá parecía estar muerta, porque no se movía ni nada. El pibe estaba con la moto arriba y tampoco reaccionaba. La única que reaccionaba era la nena que abría los ojos y los cerraba”, detalló en su declaración.  

“El Salteño los mató, decile a tu papá que el Salteño los mató”, le contó un testigo a una de las hermanas de Chistofer, cuando ella se acercó al lugar creyendo que el joven y su familia habían tenido un accidente. La acusación se repitió más tarde: “El Salteño fue, el Salteño fue”, le dijeron al oído a la madre de Christofer cuando llegó a la escena del crimen.  

“El Salteño lo guaceó mal a tu hijo”, le contó un testigo del hecho a Miguel “Caracú” Albornoz, padre de la víctima y quien cumple arresto domiciliario desde el año pasado acusado de formar parte de una organización dedicada a la producción y comercialización de droga, aunque él asegura que “no es narcotraficante”.

 “Le dio con una metra, la mina iba sentada atrás y el otro iba adelante manejando. Se ve que lo venían siguiendo, le pegaron un tiro por la espalda, y se cayeron y ahí se bajó el Salteño con la ametralladora y le tiró, la bebé estaba parada, y le tiró un par de tiros a la bebé también”, le contó un testigo según declaró Miguel en la causa.  

Las hermanas de Christofer lo conocían al Salteño del barrio y aportaron sus datos y fotografías a la Justicia. Relataron que tiene un familiar preso en el penal de Coronda y que estaría vinculado con la comercialización de estupefacientes. Pero también revelaron un dato curioso: usa muletas. “Por eso, utiliza distintos choferes que lo transportan para la comisión de los hechos”. Aunque destacaron que igual lo vieron conduciendo vehículos por sus propios medios.  

En uno de los allanamientos a propiedades vinculas con el Salteño, la policía encontró un cuaderno azul con mensajes para su novia como “Cristian y Erica x 100pre (sic)” y una lista de “gatos” donde figuran distintos nombres y descripciones personales de estas personas.  

En la lista figura un Albornoz, que no es Christofer sino Gustavo, un hermano de él. “Morocho, ojos claros, dos dientes de oro, medio panzón”, decía al lado del nombre.  

El Salteño fue imputado por el triple homicidio y la jueza de primera instancia Silvia Castelli le dictó la prisión preventiva efectiva por tres meses. n  

El caso ◆ Florencia Corvalán (23), Christofer Albornoz (21) y Adelai (1) fueron atacados a tiros el 16 de febrero pasado cuando circulaban en una moto.

◆ Los persiguieron desde un auto y les dispararon con una ametralladora.  ◆ Por el triple crimen fueron detenidas dos personas. Matías O. sindicado como el que conducía el auto y Cristian “Salteño” V., quien habría disparado contra las víctimas.  

◆ Se investiga la pista narco tras el crimen, aunque el padre del chico (que está con prisión domiciliaria) asegura que no tiene nada que ver.  

Más de cien homicidios

En Rosario los crímenes no se detuvieron a pesar de la cuarentena obligatoria. En los primeros seis meses del año se superó la barrera de los cien homicidios. Los asesinatos de Florencia Corvalán (23), Christofer Albornoz (21) y Adelai (1) en Empalme Graneros, forman parte de esta estadística.

En el primer semestre del año hubo 101 crímenes, según el último informe elaborado por la Secretaría de Política Criminal del Ministerio Público Fiscal (MPF) y el Observatorio de Seguridad Pública del Ministerio de Seguridad de Santa Fe. Lo que representa un 8 por ciento más en comparación con el mismo período del año pasado, que registró 93 asesinatos dolosos. Pero si se lo relaciona con el 2018 hubo un descenso (fueron 112 casos).  

Según este informe, Rosario es la ciudad con más homicidios en Santa Fe. Le sigue la capital provincial que registró 53 crímenes en los primeros seis meses del año. Desde que comenzó la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus, se produjeron 29 homicidios en Rosario, un 49 por ciento menos que en el primer trimestre del año que registró una marca de 56.  

El 16 de febrero Florencia, Christofer y la pequeña Adelai fueron atacados a tiros y morían en la vereda. Ese mes fue el más sangriento en Rosario, ya que registró el pico de asesinatos (27), casi un crimen por día.  Mientras que, en los primeros diez días de julio, ya fueron asesinadas once personas.

Fuente www.perfil.com

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar