Detienen en Salta a una jujeña que producía y distribuía pornografía infantil

Policiales 23 de marzo de 2021 Por InformateSalta
Agustina Lezcano

Tiene 25 años y se llama Agustina Fernanda Lezcano. Su captura en esta ciudad, tras huir de Jujuy, surge de una investigación iniciada en Estado Unidos respecto a la producción y distribución de imágenes pornográficas de menores.

El 5 de marzo pasado, cuando la policía jujeña a partir del pedido de un fiscal de esa provincia, realizó una redada en varios domicilios para detener a los integrantes de esta red de pedofilia, Agustina Fernanda Lezcano logró huir y se refugió en esta ciudad, donde hace unos días fue finalmente capturada, supo InformateSalta.

Ayer, la jueza de Garantías 8, Claudia Puertas, resolvió su extradición a la justicia jujeña, instancia solicitada por la jueza de Violencia de Género 1 de esa provincia, y ordenó su traslado y entrega de la acusada por el delito de “producción, facilitación, publicación, tenencia y distribución de imágenes pornográficas de menores de edad”.

Este se trata de un delito contemplado en el artículo 128 del Código Penal, con una escala penal de hasta 6 años de prisión. Lezcano, según lo informado por la jueza Puertas, registraba un pedido de captura desde el 5 de marzo pasado.

Su detención, como la de sus cómplices Víctor Arjona, Matías Ávila y Ricardo Rosales, fue requerida por el fiscal Alejandro Bossatti, del Ministerio Público de la Acusación a cargo de la Unidad Especializada en Ciberdelitos Sexuales.


groomingAdolescenteGrooming: “Tres de cada 10 niños mantuvo un encuentro con un desconocido”


De los cuatros implicados, la policía jujeña logró detener ya a tres, de 27, 32 y 40 años, a los cuales ahora se suma Lezcano. Las capturas se lograron a partir del allanamiento de tres domicilios, dos de ellos en la localidad de San Salvador y otro en San Pedro, donde los policías secuestraron varios elementos de interés para el caso, como teléfonos celulares y otros dispositivos de almacenamiento electrónico.

Solo restaba dar con Lezcano, quien tuvo la intuición o buena fortuna de no estar en los inmuebles allanados, por lo que logró evadir el cerco policial y escapar hacia esta ciudad, donde fue detenida al seguir el impacto de sus llamados en las antenas de teléfonos celulares.

La investigación

En su pedido de detención y allanamientos, el fiscal Bossatti se explayó sobre las razones para la detención de Lezcano, Arjona, Ávila y Rosales.


Estos tres hombres junto a Lezcano integraban una organización delictiva que, según la causa penal, habría iniciado esta red de pedofilia en el año 2019, la que se extendió hasta febrero de este año.



La joven, refugiada en Salta, es apuntada por la fiscalía como una de las que solía ofrecer y producir material pornográfico de menores con alto contenido sexual, como así también realizaba maniobras para captar a niños y adolescentes para esta industria.

Lo hacía desde distintas cuentas de Facebook, las que cambiaban constantemente a fin de no quedar al descubierto, aunque las cuentas siempre conservaban una misma identidad, tales como “agus.lezcano” o “agus lezcano”.

De esas cuentas, la joven solía contactar a otros pedófilos, tanto en Jujuy, Salta y Tucumán como en otros lugares del país y del mundo, pues esta actividad ilegal tenía un alcance internacional, siendo en un inicio sólo de distribución de material pornográfico de menores, aunque luego pasó a una segunda etapa.

La misma, y más alarmante, consistía en la captación de menores mediante distintos engaños, por lo general a través del ofrecimiento de jugosas sumas de dinero, las que prometían a cambio de que los mismos participen en escenas de sexo entre niños y adolescentes.

Estas filmaciones caseras, según lo trascendido, eran luego motivo de venta por parte de los implicados, quienes habían logrado sacar provecho de estas maniobras, las cuales tenían un mismo común denominador: la web.

Desde USA

En cuanto al origen de las pesquisas, el fiscal Bossatti reconoció que las actuaciones surgieron de un informe emitido por la organización internacional “Missing Children”, quien elaboró un reporte sobre la explotación sexual de menores.

Producto de este informe, es que Lezcano y sus cómplices, aparecieron apuntados como sospechosos de integrar una red de pedofilia, actividad que surge de las distintas y numerosas pruebas recolectadas por esta organización internacional, con sede en Estados Unidos.

Los investigadores de este organismo provienen una ardua tarea de identificación de IP, de los CPU que se conectan mediante la web con sitios que ofrecen este tipo de material pornográfico en todo el mundo, lo que pueden realizar a partir de convenios firmados con empresas como Google, firma que le permite acceder a los datos técnicos de los usuarios que exploran en este tipo de sitios, cuando ingresan determinadas palabras claves en ese buscador.

Una vez identificados los IP, los cuales no son más que el número por el cual son reconocidos los ordenadores que se conectan en la web, esta organización reúne todas las conexiones que dichas computadoras mantuvo con usuarios que consumen estas imágenes de pedofilia.

En este caso, el informe de Missing Children no sólo develó que los accesos que llevaron a identificar a Lezcano y sus cómplices, sino que la misma también se dedicaban a la producción casera de escenas de contenido sexual entre menores, lo que motivo la urgente remisión de los informes a los juzgados y fiscalías que tiene jurisdicción en la zona afectada a fin de que se tomen cartas en el asunto.

Al respecto, cabe mencionar que nuestro país firmó distintos convenios de compromiso en la lucha contra estas redes de pedofilia, por lo que la justicia tiene el compromiso internacional de actuar de inmediato respecto al accionar de esta actividad delictiva y lograr la identificación y detención de los principales responsables. En ese orden, cabe mencionar, sin dudas, las pruebas reunidas en el expediente, muestran que Lezcano era una de esas responsables. 

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar