El Gobierno planea lanzar otro crédito a tasa cero para trabajadores registrados

Gobierno 17 de septiembre de 2021
credito

En medio de la crisis de gabinete abierta por el revés electoral que sufrió el oficialismo hace cinco días, el Gobierno sigue trabajando puertas adentro en una batería de medidas cuyo objetivo busca aliviar los bolsillos y reanimar el consumo antes de las elecciones de noviembre. En un intento acelerado de animar al que no votó y recuperar los más de 4 millones de votos en fuga respecto de 2019.

Las iniciativas apuntan a los sectores más afectados por la pérdida de poder adquisitivo de los ingresos. En las últimas semanas, diversos informes de sectores del oficialismo habían alertado que este año el salario real caería por cuarto año consecutivo, pese a la reapertura de paritarias.

En ese contexto, una de las iniciativas más atractivas que se analiza es la del crédito a tasa cero para trabajadores registrados con sueldos de hasta dos salarios mínimos, es decir, unos $ 58.320, un universo de más de 1 millón de personas.

El Gobierno ya venía trabajando desde antes de las PASO en la idea de un préstamo a tasa subsidiada para asalariados con ingresos inferiores a la canasta familiar de pobreza ($ 67.000 en agosto). El sacudón del domingo parece acelerar los plazos.

"Es un sector que había sido desatendido porque los salarios crecen poco y no les había llegado plata más alla de un bono al principio del Gobierno y antes de la pandemia", reconoció una funcionaria.

Según fuentes oficiales, "una opción que se evaluó es restringir el beneficio por antiguedad, como ocurre con cualquier crédito. La medida apunta al sector formal exclusivamente por la dificultad técnica para otorgar financiamiento a los no registrados".

Previo a las primarias, la AFIP otorgó un beneficio similar a más de 150.000 monotributistas entre más de 1 millón habilitados para solicitar la versión 2021 de los créditos sin interés.

El gabinete económico también estudia una mejora en las jubilaciones (llegaría a través de un bono de $ 5.000), y daría un aumento de las asignaciones familiares, y se adelantará la próxima suba del salario mínimo vital y móvil. "Salarios, créditos capacitación y seguridad social", resume otro funcionario.

Como parte del abanico de herramientas, sonó la posibilidad de reflotar el IFE, el subsidio que el año pasado alcanzó a 9 millones de personas durante tres meses.

Pero luego del golpe electoral resurgieron los reclamos desde el kirchnerismo y los movimientos sociales para retomar el IFE o crear un salario básico universal en un contexto con un 42% de pobreza.

Las críticas también apuntaron contra una aceleración del recorte fiscal, la reducción de partidas en la obra pública y la disminución de los subsidios, que el año próximo serán el 1,8% o menos, según el plan de Guzmán.

Por estas horas, en el Ministerio de Economía no hay convencimiento de impulsar un nuevo ingreso de emergencia de ese alcance. Afirman que ese recurso se justificó por las restricciones a la circulación.

El equipo de Hacienda presentó el Presupuesto 2022 con una reducción del déficit primario de casi 1 punto del PBI al 3,3%, una meta alineada con la negociación que se mantiene con el FMI. /Clarín

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar