Seis alimentos que no se pueden freezar

Medios 25 de junio de 2022
drd

El freezer es un gran aliado a la hora de almacenar alimentos o guardar las sobras de preparaciones. Es muy útil para planificar y para ahorrar a la hora de cocinar. Sin embargo, congelar no es una técnica apta para todos los productos.

Ciertos alimentos no se pueden congelar. Y en caso de llevarlos al freezer, hay que tener en cuenta que perderán sus propiedades y nutrientes, por lo que no es aconsejable someterlos a ese tratamiento.

Lo que hay que recordar siempre es una norma básica que no se puede desatender. Nunca hay que volver a congelar un alimento que ya fue freezado.

Esos productos ya estuvieron expuestos a las bacterias y al congelarlos permanecerían latentes y lo deteriorarían.

El frío no mata a los microbios y al descongelarse regresa a su estado natural, activándose su descomposición.

Seis alimentos que no se pueden freezar

Huevos cocidos con cáscara. El contenido de agua que hay dentro del huevo se expandirá, lo que puede provocar que se agriete la cáscara externa y se llene de bacterias. Para congelar un huevo, primero se debe batir o separar su clara y su yema.

Pescado. Solo se puede congelar si está suficientemente fresco. Sino, las bacterias permanecerían latentes en él por efecto del frío.

Mayonesas y salsas. Pueden cortarse en el proceso de congelar y descongelar. Además, en el caso de la mayonesa, su textura cambiará con la congelación: forma una masa sólida. La única que se puede mantener en el congelador sin perder su textura y sabor es la salsa hecha con harina.

Papas. Al congelarlas, desaparece la fécula, perdiendo su sabor y textura. Si se quiere freezar papas, la opción más adecuada es pelarlas y cortarlas en tiras.

Frutas y verduras crudas. Al contener mucha agua, con la congelación se solidifica, rompiendo la estructura del alimento. Al descongelarse, este no puede retener el agua y pierde sus vitaminas y nutrientes. Una buena idea, referente sobre todo a algunas verduras, es hervirlas antes de congelarlas para que conserven sus propiedades.

Leche fluida y yogur. Durante el proceso de congelación, la leche separa su parte líquida de la parte grasa. Una vez descongelada, su consistencia se vuelve granulosa o recupera parcialmente su textura original, pero pierde gran parte de sus características organolépticas o puede ponerse rancia. El yogur, al descongelarse, pierde su textura y puede cortarse. /La Voz

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar