Seis hermanos, abusados en el campo: la perversa “cacería” que hacían los depravados

Nacional 31 de agosto de 2022
poli

Detalles escalofriantes sobre los abusos sufridos por seis hermanos del interior de la provincia de Santiago del Estero, comenzaron a revelarse en el caso con el transcurrir de los días, luego que se conociera la pesadilla que sufrieron los chicos, durante los últimos años, a manos de su padre, de los patrones del mismo en el campo y de los tres hijos de los hacendados.

Perversos verdugos de un campo en el departamento Sarmiento, imputados por abuso sexual en contra de las pequeñas víctimas, se embriagaban y después lanzaban al monte a los seis hermanitos y el supuesto “juego”, consistía en “cazarlos” para luego, someterlos a vejámenes indescriptibles.

Bajo un secreto absoluto, la Fiscalía comandó la ofensiva tras los acusados después de escuchar a todos los hermanos, que tienen entre 16 y 8 años, los cuales declararon en Cámara Gesell y reciben contención médicopsicológica.
Llegaron a la Justicia, tras ser rescatados con desnutrición, quemaduras, analfabetismo; y por abusos sexuales, sin distinción de sexo entre los menores. La mayor de ellos, tuvo dos hijos producto de las reiteradas violaciones a las que era sometida la adolescente.

Ya partieron las tres órdenes de detención para los hermanos, cuyos padres ya están presos y alojados en diferentes comisarías. Uno de los efectivos confió a El Liberal que uno de los niños relató que el “papá” y los “tíos” (tal como les decían a los patrones de su progenitor) los corrían al campo.

Previamente, los adultos bebían cervezas y vinos y luego, salían en su búsqueda. Los chicos no podían escapar de ese supuesto “juego”, eran apresados al cabo de minutos. Luego, los perversos sujetos regresaban al campo y llevaban a los menores a sus habitaciones, incluso, la mujer se iba acompañada de uno de los hermanos.

De acuerdo con la compleja investigación a cargo de la Fiscalía, entre el 2018 y 2019 seis hermanitos habrían sido convertidos en esclavos sexuales, en un campo del interior del departamento Sarmiento. Los individuos serían el progenitor de los menores, dos patrones y sus tres hijos.

Las noches eran de terror, porque los adultos se llevaban a los menores a las habitaciones. La “patrona” fue sindicada de abusar de uno de los varoncitos, quien después era entregado a uno de sus hijos para que se lo llevase a la pieza a dormir con él.

Los menores vivían en condiciones deplorables. Una de las hermanitas bebía leche de cabra para alimentarse. Según las víctimas, "nos trataban como perros", afirmó la mayor de los hermanos. "Mi padre me hizo mujer. No sé quién es el padre de mis hijos, porque me abusaban entre todos", agregó.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar