Avance científico en la lucha contra el cáncer

Salud 26 de agosto de 2014
Gabriel Rabinovich es especialista en inmunología y glicobiología. Distinguido con el prestigioso Premio Fundación Bunge y Born, ve un panorama alentador para los próximos años.

Con el estilo simple y accesible que lo caracteriza, y su inconfundible acento cordobés, el científico argentino Gabriel Rabinovich es el flamante ganador del Premio Fundación Bunge y Born en la categoría Medicina Experimental, el mismo que recibió en 1965 el doctor Luis Federico Leloir, quien cinco años más tarde obtuviera el Premio Nobel.

El hallazgo

Los descubrimientos del grupo de científicos argentinos – hecho y financiado en la Argentina– liderados por Rabinovich, identificó un mecanismo que permite tratar algunos tumores que hasta ahora eran resistentes a las terapias convencionales. El trabajo fue tapa de la revista científica Cell . Y sin duda cambia el paradigma de los tratamientos contra el cáncer.

El estudio científico argentino revela la naturaleza de uno de los mecanismos de resistencia tumoral de ciertos tipos de cáncer y cómo revertirla. Para entender el hallazgo es necesario comprender el proceso de desarrollo de un tumor.

Rabinovich lo explicó: "Los tumores necesitan oxígeno para desarrollarse. El suministro de oxígeno y nutrientes a través de la sangre es fundamental para asegurar la viabilidad de cualquier tejido, pero es sumamente crítico para las celulas tumorales, que, debido a su alta tasa de reproducción y metabolismo, requieren cantidades extra de oxígeno. Así se produce la creación de vasos sanguíneos descontrolados y caóticos que potencian y fortalecen al tumor, permitiéndole llegar hasta la metástasis, al no responder a los tratamientos suministrados".

Los tumores con "inteligencia fina" fabrican estrategias para sobrevivir y sortear así los tratamientos que buscan frenar la creación de nuevos vasos. Por eso son los más difíciles de tratar.

La clave reside en la relación entre dos proteínas: el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF, por su sigla en inglés) y la Galectina -1 (Gal-1); esta última, el foco del trabajo de diversas investigaciones de Rabinovich y del IBYME.

Gabriel Rabinovich describe con precisión el mecanismo del hallazgo: "En tumores sensibles a estos fármacos, el anticuerpo que captura al VEGF tiene efectos positivos. Pero en aquellos que son resistentes a estas drogas, al poco tiempo de administrarlas entra en escena un mecanismo compensatorio que dispara nuevamente la creación de vasos".

Algunas de las preguntas sobre las que indagó a fondo la investigación científica argentina son: ¿Cómo se construyen los vasos sanguíneos? ¿Cómo sacarles oxígeno a los tumores para que no proliferen?

"Conocer este mecanismo permite volver sensibles tumores que hasta ahora eran refractarios. Lo que hemos podido determinar es que a los 4 o 5 días de administrar la terapia anti VEGF se detiene la creación de nuevos vasos y bajan los niveles de oxígeno", agrega Rabinovich. Esto logra desinflar y debilitar al tumor.

Los trabajos e investigaciones de Rabinovich han permitido el desarrollo de diferentes patentes y el científico cordobés es uno de los que más patentes han logrado.

Rabinovich define a Gal-1 como un villano. Una proteína usada por los tumores para poder eliminar los linfocitos T, los glóbulos blancos, y para poder generar vasos sanguíneos que son los que les llevan oxígeno a los tumores para poder crecer muchísimo más y hacer metástasis.

El científico dijo a Mitre: "La idea de bloquear la Galectina 1 es utilizando un anticuerpo monoclonal que estamos en vías de patentarlo. Ya estamos discutiendo con diversos laboratorios de la industria farmacéutica para ver quién va a quedarse con la licencia".

Lo interesante es que la Gal-1 va aumentando a medida que el tumor se vuelve más agresivo, lo que significa que es un marcador de agresividad.

"Después de que nosotros la detectamos por primera vez en 2004 en tumores de piel (melanoma), un grupo de Harvard lo vio en el linfoma Hodgkin, entonces nos ofreció una colaboración. Eso fue muy bueno porque viajamos todos estos años y ahora lo vimos también en sarcoma de Kaposi, un tumor que afecta a pacientes infectados de HIV en estadios tardíos; y recientemente en tumores de pulmón y páncreas. Es decir que en los tumores más agresivos la Galectina 1 está muy aumentada"

Fuente: Infobae.com

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar