Juicio por Cintia Fernández: “Yo no la maté, no tengo nada que ver”

Justicia 13 de mayo de 2019
Así lo manifestó Mario Federico Condorí, el único imputado por la muerte de la joven en 2011, quien aseguró que durante estos 8 años vivió una pesadilla. “Desconozco que le pasó y espero que se pueda esclarecer,” dijo.
Cintia y Mario
Cintia Fernández y Mario Condorí

Durante las primeras horas de la tarde y en el primer día del juicio por la muerte de Cintia Fernández, una joven que fue hallada sin vida el 3 de mayo de 2011 en su departamento del barrio Parque La Vega, Mario Federico Condorí, el único imputado, decidió prestar declaración.

Antes que comenzara a comparecer ante el Tribunal de Juicio, su defensa pidió que se retirara de la sala Ana Fernández, madre de la joven fallecida, quien tal como adelantó a InformateSalta, será la primer testigo en declarar, pedido al que se hizo lugar.

Yo no maté a Cintia, no tengo nada que ver. Estos ocho años han sido una pesadilla. Se me ha sometido a una rueda de identificación fotográfica sin notificación a mis abogados. Un procesamiento impregnado de mentiras valoraciones arbitrarias,” empezó Condorí en su declaración.

Condorí

En este sentido, aseguró que cuando le preguntaron acerca de unos preservativos que encontraron en el departamento, la querella de aquel momento lo hizo caer en una trampa. “Yo dije que eran míos, pero después mi abogado me dijo que eran marca Prime y yo solo usaba Camaleón y Tulipán, por la simple razón de que había mucha diferencia de precios,” adujo.

El imputado reconoció haber mantenido una relación amorosa con Cintia, la que decidió concluir al notar que ella estaba mal por una actitud vinculada a su madre. Pese a ello, subrayó que mantenían una relación en buenos términos e intercambiaban mensajes para acordar la entrega de las cosas que tenían el uno del otro.

Además, aseguró que el día que encontraron el cuerpo de la joven, quien se cree que había fallecido seis días antes del hallazgo, Ana lo llamó y le dijo “mi hija se mató.”  Según detalló, cuando llegó al departamento, no pudo ingresar y los días previos solo se habían contactado por teléfono. “El último día que vi a Cintia fue el lunes 18 de abril,” recordó.

Condorí aseveró que nunca tuvo llaves de la vivienda y que siempre fueron Cintia o su madre quienes le abrían la puerta. “Desconozco que pasó con ella y espero que se pueda esclarecer,” manifestó.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar