Mañana comienza el juicio por el homicidio de Daniela Guantay

Justicia 03 de febrero de 2020
Los restos óseos de la joven fueron encontrados en el Ríos Mojotoro en marzo de 2017, tras varios días de búsqueda. Una investigación compleja logró sacar a la luz un brutal asesinato vinculado a drogas.
Verónica, madre de Daniela Guantay
Verónica, madre de Daniela Guantay

A tres años del brutal homicidio de Daniela Guantay, ocurrido en marzo de 2017 en el barrio 17 de Octubre, mañana martes 4 iniciará el juicio contra cuatro hombres y una mujer, acusados de homicidio triplemente agravado por mediar violencia de género, por ser perpetrado con ensañamiento y por el concurso premeditado de dos o más personas, abuso sexual con acceso carnal agravado por el número de participantes y calificado por la muerte de la víctima, tortura agravada por la muerte de la víctima.

La individualización de los acusados requirió un gran trabajo investigativo que incluyó personal infiltrado, el pacto de silencio que hicieron se mantiene hasta el momento, pero las pruebas en su contra aseguran son irrefutables.

Hallazgo de Daniela Guantay

Los acusados Carlos Agüero, alias “Chury o Chuly”; Norberto Silvestre, alias “Chiqui”; Julio César Monasterio, alias “Gordo Julio” y Juan Reynaldo Álvarez, alias “el viejo” y  Marisel Griselda Urzagaste, “Marisol”, ingresarán el lunes al salón de Grandes Juicios del Poder Judicial, allí la fiscal Verónica Simesen expondrá el caso. La familia de la víctima espera una condena ejemplar.

Tras la desaparición de la joven, su madre pidió ayuda a la Policía, pero aseguró no haber sido escuchada. Verónica Guantay dijo haber recorrido todo el barrio buscándola pero sin éxito. Varios días después un trabajador encontró restos óseos y ropa femenina  en el Río Mojotoro.

Su madre al llegar a la escena reconoció las prendas y entró en una profunda crisis. Gracias al trabajo de especialistas pudieron identificar los restos, eran de Daniela. La ardua investigación demandó el uso de servicios especializados.

Daniela Guantay

La tortura y muerte de Daniela, madre de dos niños, se habría producido en la casa de Juan Álvarez, uno de los imputados. Según los testimonios, fue amarrada en una silla con las manos atrás y empezaron a reclamarle la supuesta sustracción de droga. A partir de este momento, todos los nombrados, con distintas intervenciones empezaron a hacerle daño.

La fiscal sostiene que le colocaron una bolsa en la cabeza, lastimándola sucesivamente con golpes y elementos cortantes a modo de tortura. Además habría sido quemada y sucesivamente abusada, le habrían seccionado sus extremidades hasta terminar con su vida. Sus restos habrían sido transportados en un vehículo automotor hacia los márgenes del Río Mojotoro, donde fueran abandonados.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar