El Gobierno nacional acelera la búsqueda de fondos, mientras espera el acuerdo por la deuda

Economía 26 de febrero de 2020
Se mantiene la idea de subir las retenciones a la soja, pero resta definir el porcentaje; el oficialismo intenta evitar las protestas del campo con una compensación a las economías regionales.
alberto fernandez solo

El Gobierno nacional no resigna su entusiasmo por el itinerario que vienen teniendo las negociaciones para reperfilar la deuda externa, pero en simultáneo acelera un plan de recaudación y redistribución, para exhibir equilibrio fiscal en un contexto de fuerte escasez, publicó La Nación.

"Hay que hacerse de fondos sí o sí, no solo por la deuda externa, sino porque hay muchas deudas impagas en todas las áreas del Estado", admitió un estrecho colaborador de Alberto Fernández, que reconoció que el Gobierno trabaja con las cuentas al día, afrontando solo los compromisos urgentes, como una familia que separa el dinero para los gastos indispensables.

Esa "libreta de almacenero" la revisa, cada mañana, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, con la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca -en la práctica, la coordinadora del equipo económico-, y el secretario de Hacienda, Raúl Rigo.

En esa trama de alta necesidad fiscal se inscribe el posible nuevo aumento de las retenciones a la soja, que, según trascendió, podría subir otros 3 puntos, para llegar a una tasa del 33% por los derechos de exportación.


El Gobierno le da a la medida -cuyos detalles no fueron aún oficializados- una pátina redistributiva ("que los que más tienen hagan un mayor esfuerzo"), amparado en la letra chica de la ley de emergencia.


"Esto no es una sorpresa para nadie. Alberto ya le dijo al campo que necesitaba el esfuerzo de los que tienen más recursos", insistió ayer un colaborador del Presidente. Para bajar los decibeles, en el Gobierno aseguraron que los números siguen en evaluación. "No hay porcentajes confirmados", dijeron.

En la Casa Rosada aseguran que la medida buscará compensar a las economías regionales.

El Gobierno no quiere romper con el campo y espera poder mantener abierta una línea de diálogo con las entidades agrarias, para evitar una escalada del conflicto. Tensar mucho la cuerda podría redundar en una parálisis de los productores y atentar contra la reactivación de la economía.


Antes de hacer anuncios, la Casa Rosada esperará la reunión que tendría mañana el ministro de Agricultura, Luis Basterra, con la Mesa de Enlace.


Que el Estado recaude más de un sector que tiene rentabilidad en dólares también podría colaborar para que el Gobierno pueda garantizar el superávit fiscal, un resultado que necesita como el agua para mostrarles a los acreedores de la deuda.

Contacto con Nueva York

Alberto Fernández siguió ayer desde Olivos la recorrida que hizo el ministro de Hacienda, Martín Guzmán, por Nueva York, el principal enclave de los acreedores privados, de los que el Gobierno espera una quita de los intereses de la deuda. En el Gobierno hablaban de una "escala estratégica" para referirse a la visita del ministro a la Gran Manzana.

En medio del fuerte hermetismo que caracterizó a estas conversaciones, en el Gobierno repitieron que la negociación de la deuda "viene bien", de acuerdo con el "plan Guzmán".


"Lo que estamos haciendo es parte de un plan y estamos dando los pasos que esperábamos", señalaron cerca de Fernández.


Así como exudan entusiasmo por la gira del ministro de Hacienda, en el Gobierno también insisten en remarcar que el estado de las cuentas públicas es crítico. "Acá hay necesidades básicas insatisfechas por todos lados. Hay que tomar medidas a cada momento para salir de la emergencia", advirtieron desde el equipo económico de Guzmán.

Los asesores presidenciales reconocen que el Presidente no dejará pasar la oportunidad del discurso ante la Asamblea Legislativa, el domingo próximo, para hacer su manifiesto sobre "el punto de arranque" de su gestión.

Un hombre que camina el área presidencial resumió: "Encontramos un Estado detonado y endeudado. Mientras renegociamos la deuda, ayudamos a los que peor están. Estamos obligados a asfaltar el camino mientras caminamos".

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar