El efecto más insólito de la pandemia: ¿se mueve el Día del Padre?

Sociedad 27 de mayo de 2020
Empresarios pidieron que el festejo se mueva a julio para permitirle a pymes y comercios que recuperen ese mes algunas de las ventas que perdieron durante la pandemia.
afa

La cuarentena obligatoria podría tener un efecto inesperado en el calendario de festejos de los argentinos, ya que empresarios pidieron que se mueva el día del padre del 21 de junio a julio para que pymes y comercios puedan recuperarse del bajón de ventas que causó el aislamiento.

La fecha propuesta por la Confederación General Empresaria de la República Argentina (Cgera) es el 19 de julio. El objetivo del pedido es que se reactiven las ventas para pymes, que vieron disminuida su actividad durante la cuarentena obligatoria decretada por el gobierno de Alberto Fernández.

El vicepresidente de Cgera e integrante de la Cámara Argentina del Sweater, Pedro Bergaglio, explicó que "quienes formamos parte de la cadena de valor retail masculino quisiéramos que se trasladase el Día del Padre al tercer domingo de julio, para poder estirar un poco nuestra temporada en medio de esta cuarentena, que implica la imposibilidad de movilizarse para la gente".

"Más allá de la cuestión meramente comercial, el Día del Padre representa un momento de encuentro entre las familias argentinas, que podría ser disfrutado plenamente con la postergación de su celebración", agregó el empresario.

Desde la Cámara de la industria del Calzado, Horacio Moschetto adhirió a la idea: "Desde el sector por supuesto estamos de acuerdo con el traspaso del Día del Padre al 19 de julio, con la aparente e incipiente puesta en marcha de las fábricas de calzado, nos daría tiempo para empezar a producir parte de las colecciones de hombre para la temporada de invierno".

"El Día del Padre es importante para la reunión de las familias y también para los fabricantes de zapatos de hombre", concluyó.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar