Lya Robinson, del cosplay a ser modelo alternativa: ¿cómo es vender contenido erótico desde Salta?

Sociedad 16 de octubre de 2020
Desde hace ya unos meses, la joven salteña comenzó con su propio emprendimiento y ahora vende fotos y videos en lencería para usuarios de distintas partes del mundo. Desterrando prejuicios y temores, cuenta su experiencia.
lya2

Lya”, como la conocen en redes, es una joven salteña que estudia Psicología, aunque en el mundo “friki” de cosplayers, animé y convenciones es conocida por encarnar diferentes personajes con sus performances. Esta pasión por disfrazarse y ser otra persona, la llevaron a un camino nuevo que transita desde hace ya algunos meses.

A través del ciclo de charlas de InformateSalta, Lya nos cuenta que actualmente conjuga sus horas de estudio con las horas de trabajo como modelo alternativa, un trabajo que para muchos suena extraño o insólito, pero que en otras partes del mundo está instalado y libre de prejuicios. 

¿En qué consiste ser modelo alternativa? Así lo define Lya: “Trabajo con una lista de mejores amigos con suscripciones mensuales, al pagar tienen contenido, y por aparte sings con fotos o videos”, explica la joven y añade que ahora se sumó a una plataforma virtual estadounidense en la que cobra en dólares, por cada acción que haga: desde responder un mensaje por chat, acceder a videollamadas, o enviar más contenido. 


“Hace 5 meses comencé con esto. Antes mi idea era ser solo cosplay, aunque hace más de 8 años las cosplayer ya vendían ero-cosplay y por ahí empecé: disfrazándome de los personajes de anime que más me gustan, pero dándole un toque sensual”


En el mercado de venta de contenido, muchos podrían pensar que se presta para situaciones de incomodidad o acoso, aunque Lya descarta que a lo largo de su experiencia le haya sucedido, aunque reconoce que es más fácil trabajar con gente del exterior, ya que el argentino suele ser más grosero. 

lya1
Estos contenidos también los comparte vía Twitter e Instagram y aclara que nunca muestra su cuerpo de manera gratuita y tampoco lo hace completamente desnuda: “Hay chicas que hacen desnudos, pero yo solo hago lencería”, cuenta.


“Parece sencillo pero es complicado vender contenido. Es un emprendimiento, necesitas inversión en disfraces, lencería, cuidarte…”


En cuestiones de números, Lya reconoce que depende del tiempo que uno le dedique, pero que en un día con solo trabajar 3 horas gana en promedio 150 dólares. 

lya2


Curso para las interesadas

Más allá de vender contenido, Lya decidió dar un curso contando su experiencia: “es para aprender a usar la plataforma, enseñarles a las chicas a vender, tips de venta, cómo tratar a un hombre, cómo actuar ante ciertos mensajes, cómo crear cuenta bancaria virtual en el extranjero” enumera la joven.


“Nunca me sentí mal, las personas son amables, nunca me faltaron el respeto, me siento contenta con lo que hago”


Para finalizar, Lya recomienda despojarse de temores y aclara que no es necesario tener un cuerpo hegemónico para hacer esto: “Yo ahora me siento más segura de mi misma, con más autoestima, me siento libre de poder expresar mi sensualidad cosa que antes la tenía reservada” concluye.

Para conocer más de ella, podés encontrarla en las redes como @lya.robinson. 

 

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar

Sorteo