¿El mejor efecto secundario de la vacuna contra el Covid? Podría ayudar a mitigar el dolor crónico, el cáncer y hasta el Alzheimer

Salud 28 de febrero de 2021
vacuna

La velocidad y eficiencia con la que se han implementado las vacunas contra el coronavirus ha sido asombrosa. Los primeros hallazgos sugieren que las vacunas están teniendo los efectos deseados. Otro aspecto muy relevante de estos avances es que los beneficios de las vacunas no se limitan a defendernos de los virus, sino que pueden proporcionar una serie de beneficios adicionales.

La inyección de la vacuna contra el coronavirus puede ayudar a combatir el cáncer, el dolor crónico... e incluso el Alzheimer, sugieren científicos ingleses.

Los científicos han documentado los beneficios inesperados de las vacunas durante décadas. Algunos expertos sugieren que las vacunas pueden ’entrenar’ el sistema inmunológico, fortaleciéndolo. Otros dicen que el aumento de las hormonas del estrés afecta la capacidad de las células para atacar las infecciones

Los efectos de las vacunas generalmente implican un beneficio general para la salud.

Los científicos han documentado beneficios inesperados de las vacunas durante décadas, conocidos médicamente como "efectos no específicos".

Los estudios realizados en las décadas de 1970 y 1980 por el científico danés Peter Aaby encontraron que la vacunación masiva contra el sarampión en las comunidades de África Occidental redujo el riesgo de muerte infantil en un tercio, pero solo el cuatro por ciento de esta disminución se explicó por más personas que sobrevivieron al sarampión.

También en la década de 1970, los científicos rusos descubrieron que vacunar a la población contra la poliomielitis redujo las muertes por gripe y otras infecciones hasta en un 80%.

Más recientemente, investigadores holandeses y griegos informaron resultados iniciales asombrosos de ensayos que analizaron si administrar a las personas mayores la vacuna BCG para la infección bacteriana tuberculosis podría proteger contra otras infecciones comunes que a menudo llevan a los frágiles y vulnerables al hospital.

Según informa el Mail Online, la vacuna BCG ahora se está usando para tratar a pacientes con cáncer de vejiga con tumores no invasivos; se administra directamente en la vejiga para ayudar al sistema inmunológico a combatir el cáncer.

Además, los pacientes con cáncer de vejiga que reciben esta terapia tienen menos probabilidades de desarrollar Alzheimer, sugiere un hallazgo de un estudio israelí reciente.

Los mecanismos involucrados no están claros. Algunos sugieren que las vacunas pueden "entrenar" al sistema inmunológico, fortaleciendo sus defensas.

Esto presagia resultados potencialmente positivos para el programa de vacunación actual que se extiende más allá de contener COVID-19.


Algunos argumentan que no es el impacto directo sobre el sistema inmunológico sino los efectos indirectos de la protección contra la infección lo que confiere estos beneficios.

"Sufrir sarampión, tuberculosis o cualquier otra infección contra la que nos vacunamos puede tener efectos perjudiciales a largo plazo en nuestro sistema inmunológico", explicó a Mail Online la profesora Sheena Cruickshank, inmunóloga de la Universidad de Manchester.

El debilitamiento del sistema inmunológico puede dejarlo vulnerable a otras enfermedades.

"Las personas vacunadas contra estas infecciones, a su vez, tendrán menos probabilidades de sufrir otras enfermedades como resultado", dijo la profesora Sheena.

Se ha demostrado que las dos vacunas actualmente desplegadas en Gran Bretaña contra el coronavirus, Pfizer-BioNTech y Oxford-AstraZeneca, reducen las tasas de enfermedades graves.

Un nuevo estudio del Reino Unido también descubrió que una sola dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech reduce la cantidad de infecciones asintomáticas y podría reducir significativamente el riesgo de transmisión.

Los hallazgos del Hospital Addenbrooke en Cambridge indicaron una protección del 75 por ciento contra COVID-19.

Los resultados también sugieren una disminución de cuatro veces en el riesgo de infección asintomática por Covid entre los trabajadores de la salud que han sido vacunados durante más de 12 días.

Esto aborda algunas de las preocupaciones sobre la reducción de la propagación del virus.

Para recopilar sus hallazgos, los investigadores de Cambridge analizaron los resultados de miles de pruebas Covid realizadas cada semana como parte de las evaluaciones hospitalarias del personal de atención médica.

El doctor Mike Weekes, especialista en enfermedades infecciosas del departamento de medicina de la Universidad de Cambridge, quien codirigió el estudio, describió los hallazgos como "una gran noticia".

Dijo: "La vacuna Pfizer no solo brinda protección contra la enfermedad del SARS-CoV-2, sino que también ayuda a prevenir la infección, reduciendo la posibilidad de que el virus se transmita a otras personas".

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar