Claves para dormir bien y descansar por la noche

Sociedad 05 de mayo de 2021 Por InformateSalta
cama

Los trastornos del sueño son un denominador común de gran parte de la sociedad occidental. La falta de tiempo, el exceso de trabajo y los hábitos de vida y alimenticios poco saludables, contribuyen a la generalización de este problema.

Pero hay un factor que suele olvidarse, y es que, el uso de colchones y almohadas de poca calidad, o fabricados con materiales poco adecuados pueden ser, por sí mismos, la causa que provoque un descanso nocturno deficiente.

No solo eso, sino que estos elementos sufren desgaste mecánico con el paso de los años, perdiendo sus propiedades de forma paulatina, así que es necesario renovarlos de vez en cuando. Para ver análisis comparativos muy detallados de todo tipo de colchones y almohadas, y aclarar tus dudas sobre sus características constructivas, consulta este blog.

Cómo escoger una almohada y colchón adecuados

La enorme variedad de almohadas y colchones disponibles en el mercado, pueden provocar que nos sintamos perdidos a la hora de elegir entre uno u otro.

En este caso, la solución más inteligente pasa por exponer nuestro caso particular a los profesionales especializados en artículos para el descanso, y dejarnos aconsejar por ellos.

Estos profesionales nos aclararán cualquier duda que podamos tener acerca de los materiales de fabricación y las propiedades de estos elementos. E incluso nos plantearán la posibilidad de fabricar un colchón específico para nosotros, totalmente adaptado a la forma de nuestro cuerpo, o a las patologías óseas que padecemos.

¿Qué postura es la mejor para dormir?

Los profesionales del descanso y los médicos coinciden en que las posturas idóneas son dormir de lado, o boca arriba. Las demás posturas deberían evitarse, siempre que sea posible.

No obstante, también existe coincidencia en que la mejor postura es aquella en la que nos sentimos más cómodos.

La conclusión evidente es que, en realidad, no existe una postura concreta que facilite el descanso. Además, durante la noche cambiamos repetidamente de postura, de manera inconsciente. Por lo tanto, no debe caerse en el error de creer que adoptando una postura determinada, conseguiremos dormir mejor.

Qué hacer si tienes problemas de insomnio, ansiedad o ‘estrés’

La mayoría de los especialistas médicos consideran que sólo deben utilizarse medicamentos para dormir cuando el problema es de gran envergadura, responde a otras patologías nerviosas, o es causado por alguna enfermedad o traumatismo físico.

Para el resto de los casos, podemos mitigar o eliminar estos factores de distintas maneras:

  • No cenar inmediatamente antes de irse a la cama.
  • No utilizar pantallas luminosas en el período que precede al sueño.
  • Practicar algún deporte ligero a última hora de la tarde.
  • Acostumbrarse a tomar un baño antes de intentar conciliar el sueño.
  • Utilización de infusiones o remedios naturales, como la tila, la valeriana, o el aceite de CBD.

Un consejo final: no mires el reloj si te despiertas por la noche

Además de cuidar las condiciones ambientales de tu dormitorio (ruido, temperatura y humedad), no debes permitir que el despertador te provoque ansiedad.

El mayor error que puedes cometer al despertarte en medio de la noche, es consultar el reloj para saber cuántas horas de sueño te quedan. Si son pocas, te obsesionarás conque no vas a conseguir dormirte antes de que el reloj suene.

Así que nunca lo mires. Da por hecho que aún dispones de tiempo para seguir descansando, y así será mucho más sencillo que vuelvas a dormirte.

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar