Le fue a pedir una curita a su vecino y él la abusó en la cama: "Me tocó la cola y me besó el cuello"

Medios 09 de septiembre de 2021
maria

Maria José Toro abrió de golpe la puerta de una de las dos habitaciones que tiene la casilla y encontró a su hija de 9 años "acostada en la cama con las piernitas para arriba, con las rodillitas tocándole el pecho", cuenta en diálogo con cronica.com.ar. Al lado de la cama, frente a la niña, estaba parado Raúl, su vecino de 65 años, que a días de ese episodio fue detenido por abuso sexual, luego que la menor le confiara a su mamá que el hombre le "había tocado la cola, haciéndole como masajes, y que le daba besos en el cuello".

Fue el 17 de enero del año pasado. Maria José recuerda con lujo de detalles toda la secuencia del día porque era su cumpleaños. Estaba en su casa ubicada en el barrio San Jorge del partido bonaerense de Florencio Varela, buscando por los alrededores de la vivienda a sus dos hijas de 9 y 2 años, a quienes no encontraba. Cuando se asomó por la ventana la vio a la más chiquita al lado del portón.

Luego, fue a buscar a la mayor de sus hijas a las dos habitaciones que tiene la casilla. Cuando abrió la puerta de una de las piezas se encontró con la menor acostada en la cama y su vecino Raúl parado al lado. Según explica la mujer, Raúl era un amigo de su marido. "Era como de la familia porque vivíamos juntos, nosotros en la casilla atrás de él", detalla María José.

"Qué pasó acá, le pregunto. Y él me respondió que mi nena le había pedido una curita y que él le estaba diciendo que no tenía", relata la mamá de la víctima quien inmediatamente agarró a la niña y se la llevó de ahí.

Después de ese episodio, a su hija la notó "nerviosa, rara". Aunque le preguntó reiteradas veces que había pasado en la habitación, la menor se negaba a responder, hasta que le confió: "Raul me tocó en la cola". "Y me empezó a contar como él le hacía, que le tocaba la cola, que le hacía como masajes. Que le daba besos en el cuello", detalla la mujer de acuerdo al relato de su hija.

Esa misma noche Maria José hizo la denuncia en la comisaría primera de Florencia Varela. Además, no volvió a tener contacto con el presunto abusador de su hija, quien se encuentra detenido en la comisaría séptima de Quilmes.

"Lo quieren liberar o darle el arresto domiciliario, porque dicen que está enfermo. Pero yo quiero que siga preso porque a mi nena le arruinó la infancia", sentencia la mujer, quien asegura que desde el presunto abuso la menor hizo un retroceso en el desarrollo de crecimiento.

"No deja que la bañen, no quiere que la miren cuando se cambia. No se acerca a los varones. Cada tanto se acuerda de lo que le hizo Raúl y me dice que está mal", explica María José quien promete no bajar los brazos en el reclamo de Justicia. /Crónica

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar