Cremas antiinflamatorias: ¿cómo aplicarlas?

Salud 14 de septiembre de 2021
cremas antiinflamatorias

Ante un golpe, esguince o contusión, el cuerpo activa sus mecanismos de defensa para aislar y proteger el área dañada, generando lo que se conoce como inflamación. Para ello, las cremas antiinflamatorias son la opción idónea para tratar la lesión de forma ambulatoria y superficial. 

Las cremas antiinflamatorias son el agente perfecto para tratar golpes que no han causado heridas de gravedad, como fracturas o esguinces grado tres. En la Farmacia Soler es posible comprar este tipo de ungüentos, ya que es un producto totalmente accesible y común en el mercado. 

Todos, alguna vez, hemos padecido alguna inflamación, ya que se trata de un mecanismo de defensa del organismo. Las células del cuerpo contienen unas sustancias denominadas prostaglandinas, las cuales se liberan para proteger la zona afectada cuando ocurre un golpe brusco.

En este sentido, las cremas antiinflamatorias contienen componentes que se encargan de equilibrar los niveles de prostaglandina en el cuerpo. De esta manera, desactivan sus mecanismos de defensa, favoreciendo la rápida recuperación de la zona afectada. 

Tipos de cremas antiinflamatorias

Una vez que ocurre la contusión o se detecta la presencia de dolores, hematomas o contracturas musculares, se debe consultar con un médico antes de aplicar el producto. El especialista evaluará qué tipo de analgésico recomendar, según el estado del paciente, ya que existen dos variantes de cremas antiinflamatorias que se diferencian de acuerdo con el tipo de lesión.

Pomadas con efecto frío

Son cremas que se encargan de bajar la temperatura de la zona afectada. Además, sirven para reducir la inflación y el dolor provocado por esguinces, lesiones articulares, contusiones, luxaciones o entrenamientos de alta exigencia física. Con estas pomadas se consigue un efecto de alivio inmediato en la zona donde se aplica el producto. 

Pomadas con efecto calor 

Son las preferidas por los deportistas, porque aumentan la temperatura del músculo, al acelerar el flujo sanguíneo. Su efecto sedante calienta tendones y articulaciones. También son ideales para contracturas, dolores lumbares, rigidez en los músculos o episodios de tortícolis.

Proceso de aplicación de las cremas antiinflamatorias

Tras precisar qué tipo de ungüento puede ser el adecuado para cada lesión, se debe proceder a aplicar la crema antiinflamatoria en la zona afectada. Para ello, hay que tener cuidado con sus contraindicaciones: si la persona es alérgica al componente diclofenaco dietilamino, si es menor de 14 años o si presenta heridas abiertas o quemaduras.

Posteriormente se debe proceder a aplicar la pomada. Al respecto, para aplicar la pomada de forma óptima, es necesario tener en cuenta algunos consejos como los que indicamos a continuación. 

Desinfectar la zona afectada 

Antes de aplicar la pomada, es importante limpiar el área afectada y dejar la superficie de la piel seca, y sin ningún agente que pueda interferir entre el ungüento y el músculo lesionado. Este paso es fundamental, porque permite que la piel absorba en su totalidad el producto, acelerando así la rápida recuperación de la lesión. 

Aplicar de forma correcta 

Se debe esparcir en toda la zona afectada una cantidad considerable de crema para que el músculo tenga suficiente producto que absorber. Asimismo, el usuario no debe vendar el área ni usar de forma simultánea dos pomadas de diferentes marcas, ya que este tipo de prácticas pueden causar una reacción alérgica. 

Masajear hasta su completa absorción 

Una vez se haya aplicado el producto, se debe masajear esa zona para facilitar el proceso de absorción y aliviar el músculo con movimientos repetitivos indicados por el médico. Una vez que la piel haya absorbido la pomada, la persona debe evitar que las zonas tratadas se expongan al sol o a lámparas ultravioleta, con el objetivo de evitar lesiones en la epidermis. 

En resumen, las cremas antiinflamatorias son la opción más recomendada por los especialistas a la hora de sufrir un golpe o una contractura muscular. Estas pomadas son capaces de disminuir casi en su totalidad el dolor y su aplicación favorece la rápida recuperación del área afectada. 

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar