El Reino Unido es el primer país en aprobar la pastilla contra el coronavirus

Coronavirus 04 de noviembre de 2021
Reino Unido

El Reino Unido anunció este jueves que es el primer país del mundo en autorizar el molnupiravir, el tratamiento en comprimidos contra la COVID-19, elaborado por el laboratorio estadounidense Merck.

"Hoy es un día histórico para nuestro país, porque el Reino Unido es ahora el primer país del mundo en aprobar un antiviral contra la COVID que puede tomarse en casa", declaró el ministro de Salud, Sajid Javid, en un comunicado.

"Esto cambiará la situación para los más vulnerables y los inmunodeprimidos, que pronto podrán recibir el revolucionario tratamiento", agregó.

Un nuevo enfoque

La píldora se autorizó para los adultos de 18 años o más que hayan dado positivo en la prueba de COVID-19 y tengan al menos un factor de riesgo para desarrollar la enfermedad grave, como la obesidad o las enfermedades cardíacas.

El fármaco, conocido como molnupiravir, está pensado para que lo tomen dos veces al día durante cinco días las personas con COVID-19 de leve a moderada.
 
La sede del laboratorio Merck, la encargada de elaborar la pastilla molnupiravir. Foto: AFP

Una píldora antiviral que reduzca los síntomas y acelere la recuperación podría resultar innovadora, aliviando la carga de trabajo de los hospitales y ayudando a frenar los brotes en los países más pobres con sistemas sanitarios frágiles.

También reforzaría el doble enfoque de la pandemia: el tratamiento, mediante la medicación, y la prevención, principalmente mediante la vacunación.

El molnupiravir también está pendiente de revisión en los organismos reguladores de EE.UU., la Unión Europea y otros países. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. anunció el mes pasado que convocaría a un grupo de expertos independientes para examinar la seguridad y eficacia de la píldora a finales de noviembre.

Los suministros iniciales serán limitados. Merck ha dicho que puede producir 10 millones de tratamientos hasta finales de año, pero gran parte de ese suministro ya ha sido adquirido por gobiernos de todo el mundo.

En octubre, las autoridades del Reino Unido anunciaron que habían conseguido 480.000 dosis de molnupiravir, y que esperaban que miles de británicos vulnerables tuvieran acceso al tratamiento este invierno a través de un estudio nacional.

Merck anunció resultados preliminares el mes pasado que mostraban que su medicamento reducía a la mitad las hospitalizaciones y las muertes entre los pacientes con síntomas tempranos de COVID-19. Los resultados aún no han sido revisados por pares ni publicados en una revista científica.

La empresa tampoco reveló detalles sobre los efectos secundarios del molnupiravir, salvo que las tasas de esos problemas fueron similares entre las personas que recibieron el medicamento y las que recibieron píldoras ficticias.

El fármaco ataca una enzima que el coronavirus utiliza para reproducirse, insertando errores en su código genético que ralentizan su capacidad para propagarse y apoderarse de las células humanas.

Esta actividad genética ha llevado a algunos expertos independientes a preguntarse si el fármaco podría causar mutaciones que condujeran a defectos de nacimiento o tumores. /Clarín

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar