Con las manos en el corpiño: así agarraron a un pervertido estudiante

Policiales 29 de noviembre de 2021 Por InformateSalta
mujer dormia el la acosa

Ocurrió en una vivienda de barrio Castañares, donde una joven que fue a pasar la noche con su amiga tuvo una inesperada visita de un perverso inquilino, quien terminó condenado por abuso sexual y violación de domicilio.

Las constantes visitas de jóvenes en un inquilinato de barrio Castañares, en el grupo 298, daba siempre que hablar entre los vecinos, en especial entre los muchachos, quienes siempre estaban expectante del desfile de chicas que solían aparecerse por el lugar.

El estudiante condenado, quien también alquilaba una pieza en la vivienda, era a diferencia un espectador de lujo pudo conocer InformateSalta, pues desde adentro tenía una visión mucho más amplia de las visitantes, las que, al parecer, nunca advirtieron que aquel inquilino podría representar algún peligro.


abusoescuelaAberrante: denuncian a un maestro por abusos en Joaquín V. González, tendría antecedentes


Eso fue hasta una noche, una de las jóvenes llegó a la vivienda ya entrada la madrugada, a eso de las 6 con una amiga, a quien invitó a quedarse a dormir con ella, pero cuando descendieron de un taxi se encontraron con otra amiga, quien estaba con su auto, así que emprendieron otra salida.

A las dos horas, regresaron, se despidieron y las dos jóvenes entraron a la casa para dormir. Según la denuncia, una de ellas se acostó y en seguida se durmió, aunque luego de unos minutos, algo inesperado interrumpió su plácido sueño.

No fue alguna araña o algún otro insecto, sino las manos del estudiante por debajo de su corpiño. Aún medio somnolienta, la joven sintió como el sujeto no sólo deslizó sus dedos por sus senos, sino también bajó hacia la entrepierna.

Fue entonces que saltó de la cama y pegó un grito, dándose en ese momento de frente con el universitario que alquilaba la pieza del fondo, el cual estaba prácticamente desnudo y con su miembro viril expuesto, ya que se habría estado masturbando.

Horrorizada, volvió a gritar y dado que el acosador no se movía, lo empujó hasta que logró que se marchara por la ventana, por donde había ingresado. En seguida, la amiga que la invitó apareció y la contuvo, confirmándole que el intruso era el inquilino del fondo.

Decididas a no dejar pasar el mal momento, las jóvenes acudieron a la dependencia policial del barrio y radicaron la denuncia en contra del inquilino, contra quien el fiscal Rodrigo González Miralpeix abrió una causa penal.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar