El terremoto en criptomonedas no se detiene

Economía 18 de junio de 2022
b

El mundo cripto continuó temblando hoy con descensos de hasta 10 % en las principales monedas. El terremoto, que comenzó con fuertes caídas y dudas sobre el futuro del mercado, tuvo uno de sus puntos más complicados cuando la semana pasada una de las compañías de exchange más fuertes, Binance, anunció una suspensión temporal de operaciones. Para los argentinos que tienen experiencia se trata de una suerte de corralito.

Desde ese momento la cabeza de Binance, Changpeng Zhao, aceleró su participación en Twitter, primero advirtiendo sobre los problemas, recomendando a los tenedores ser precavidos, y luego intentando llevar calma. Nada de eso pareció suceder hoy, al tiempo que en España y ante el temor a las crecientes estafas se creó ya una organización de inversores en criptomonedas afectados que consiguió un fallo judicial. 

Ante la posibilidad de que millones de inversores en todo el planeta se vean afectados severamente, y estafados incluso, algunos de ellos han iniciado la búsqueda de algún tipo de solución que, de alguna manera, les devuelva parte de lo perdido.

En este contexto, en mayo se formó una agrupación que busca aunar a toda persona afectada por actuaciones fraudulentas por parte de brokers o plataformas de inversión en criptomonedas. Se trata de la Asociación de Afectados por Inversiones en Criptomonedas (AAIC), que ya logró que una plataforma para inversiones cripto devolviese a sus titulares sus fondos retenidos, tras ser denunciados ante la Justicia española.

De acuerdo a la AAIC, los usuarios de la plataforma, sobre la cual se conservó su anonimato y figura como P. S. M. en el legajo, denunciaron los delitos de estafa continuada y apropiación indebida de los fondos efectuados por ella, de la que se informó que opera en la ciudad de Valencia.

Tras la denuncia, los ejecutivos de la firma se vieron obligados a devolver a los afectados la cantidad de dinero defraudada, a la espera del juicio pertinente a la causa. La asociación, presidida por la abogada Emilia Zaballos Pulido, formuló la querella ante los Juzgados de Instrucción de Valencia contra la plataforma y alegaron actuar en representación de un grupo de afectados.

El Juzgado de Instrucción 2 de Valencia admitió la querella y procedió a señalar las pruebas, dando traslado de la misma y citando a los querellados a declarar.

Ante el riesgo de condena en el procedimiento penal, los querellados, junto con sus letrados, llegaron a un acuerdo con los abogados de los afectados representados por la AAIC, para que la plataforma proceda a liberar los fondos congelados.

La asociación denunció a una plataforma por los delitos de estafa continuada y apropiación indebida de los fondos de sus usuarios

Por el momento, se desconoce el número de afectados que se unió a la causa como el dinero total devuelto por la compañía. Tampoco se aclaró si la devolución fue efectuada en sus respectivos montos en criptomonedas.  

Según reveló la propia Asociación en su página oficial, la suma "no sería tan elevada como la de otros fraudes registrados en España, que llegaron a superar los 800 millones de euros"

Para Zaballos, este resultado muestra que la justicia funciona de forma más adecuada cuando se recurre a la fórmula de querella colectiva para estos casos: "Se trata de un primer paso esperanzador, pero hay que seguir adelante defendiendo a los afectados. La única forma de conseguir que se haga justicia con este tipo de fraudes con criptomonedas es plantear querellas colectivas".

En su visión de los hechos, "los estafadores aprovechan el vacío legal en el que se hallan las criptomonedas hasta que se apruebe el reglamento europeo que las regula, denominado MiCa. Es necesario que se cree un organismo regulador como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) o el Banco de España, pero independiente, además de impulsar la especialización y formación de jueces y abogados en criptomonedas".

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar