Después de estafarla, le dijo que iba a almorzar y la anciana la esperó

Policiales 23 de enero de 2017
Una nueva estafa a jubilados con el supuesto cambio de denominación de billetes causó conmoción entre los policías. No tanto por la suma arrebatada sino porque la víctima, una mujer de 89 años, creyó a tal punto la maniobra que esperó a su falsa nieta con el almuerzo listo.
estafa a abuela
Estafas telefónicas en Salta. (Foto ilustrativa)

Como suele suceder en este tipo de estafas, la embaucadora, según supo InformateSalta, previa logísticas hecha por sus cómplices, llamó por teléfono a su víctima, una abuela de 89 años,  quien reside en la zona del macrocentro y rápidamente comenzó a mantener un diálogo como si se tratara de una nieta de la anciana.

“Soy yo, como no me vas a conocer si vos me criaste desde que yo era chica, vos sos como una madre para mí”, comenzó diciendo la estafadora, sin darle muchas chances a la abuela como para repreguntar. “Mira estoy en el banco desde esta mañana y sin desayunar. Aquí hay mucha gente cambiando el dinero porque la plata que tenemos ya no va a valer, vos tenés plata, cuánta plata tenés, como son los billetes, son verdes, son dólares, tiene la Eva Perón? Junta todo lo que tengas. ¿Cuánto tenés?”, fue el bombardeo de la timadora.

Así, sin dejar de cubrir los silencios en el teléfono, la mujer insistió con la anciana para que juntara todo el dinero que tenía. “Junta todos los billetes que tengas, busca bien, acordarte, mira que a veces vos te olvidas donde dejas las cosas. Si tenés joyas, también esas también te van a cambiar por plata”, agregó.

Estafas telefónica. (Foto ilustrativa)

Tras este asedio, la estafadora siguió avanzó con el segundo paso de esta maniobra: “enseguida va a ir un contador amigo a la casa. A él entrégale las cosas”. En este parte del ardid, la abuela quiso reaccionar y le dijo a su supuesta que iba a llamar a una hija, quien se ocupaba del dinero de su jubilación.

No, no llames a nadie, yo te voy a esperar a que vos juntes todo, no me cortes”, fue la orden de la estafadora a la pobre anciana, quien estaba tan confundida que optó por creer a la voz detrás del teléfono, junto una suma de dinero y algunas joyas de oro que tenía.

Sin permitir que su víctima cortara la comunicación, la estafadora manejó la maniobra hasta que finalmente un cómplice llamó a la puerta. Se trataba del supuesto contador, un hombre de unos 20 a 25 años, delgado de estatura media, ojos claros, vestido con remera y pantalón.

“Me manda S…, soy el contador, entrégueme el dinero que juntó, lo puso en una bolsita, yo lo voy a llevar al banco a donde está la S… y la M…. Ellas están haciendo cola ahí”. Sin objetar en nada, la abuela entregó el botín y el falso contador se marchó en un vehículo “color blanco, medio viejo y chico”.

En todo momento, aseguró una hija de la abuela, quien radicó la denuncia, la estafadora mantuvo a la anciana con la línea telefónica abierta. “¿Ya le entregaste todo al contador?”, preguntó la timadora. Tras la respuesta positiva de su víctima, la mujer le dijo que se quedara tranquila que ella iba a cambiar el dinero para que no pierda nada.

La maniobra podría haber terminado ahí, pero la estafadora, decidió seguir con su engaño y le dijo a la anciana lo siguiente: “quédate tranquila, cuando termine voy a ir almorzar. ¿Qué cocinaste de rico?”. Esta última pregunta y la promesa de que iba a tener una invitada para el almuerzo, distrajo a la abuela, quien inmediatamente se pudo a cocinar.

Llegada la hora de almuerzo, la supuesta nieta nunca apareció. Fue recién en ese momento, la mujer, con sus casi 90 años encima, reaccionó y llamó a una hija para averiguar qué había pasado con su nieta, pues ya tenía la comida lista y no venía.

La hija que la atendió se percató en seguida de que su madre había sido estafada, por lo que de inmediato se presentó en la Comisaría Primera y radicó la denuncia de lo sucedido, hecho que indignó a los policías, pues la abuela había no sólo había perdido sus bienes, sino que también quedó creída de que su nieta iba a ir a comer con ella.

De acuerdo a los relevamientos de InformateSalta, esta maniobra de estafa comenzó a ser utilizada a fines del año pasado, cuando se conocieron los anuncios por la aparición de nuevas denominaciones de billetes, como el de 500 pesos, circunstancias que fue y es aún aprovechada por los timadores para embaucar a las abuelas, a quienes primero investigan a fin de poder contar con nombres de sus familiares para poder concretar los engaños.

En vista de este y otros tantos casos ocurridos, la policía alertó a los familiares a fin de que tomen recaudos al respecto, tales como palabras claves o alguna pregunta clasificada entre la familia a fin de que los ancianos no sean víctimas de estos inescrupulosos estafadores.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar