Piden que el traspaso de la UTA sea "transparente"

Sociedad 21 de octubre de 2018
El ganador de las elecciones, el opositor Miguel Barrera, habló sobre el futuro del sindicato de choferes.
Miguel Barrera

"Vivimos estas elecciones con un nerviosismo total", dijo ayer Miguel Barrera, tras consagrarse como el nuevo secretario general de la oficina local de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). El vencedor de los comicios deberá asumir su cargo el próximo 2 de enero de 2019, informó El Tribuno.

"Primero nos presentaron un padrón provisorio donde consideramos que el 90 por ciento estaba bien. Pero 48 horas antes de las elecciones nos presentaron los padrones definitivos en donde estaba lleno de irregularidades, donde había un faltante de un 35 por ciento de afiliados, figuraban compañeros fallecidos, otros despedidos en 2012 y hasta jubilados. Contra todo eso ganamos por una diferencia de 80 votos. Es por eso que vivimos todo este proceso con un nerviosismo extremo", explicó el líder de la agrupación Choferes Unidos de Salta.

En el camino quedó Jorge Flores, quien buscaba la reelección, pero que ahora deberá dejar la administración del poderoso sindicato el próximo 30 de diciembre. Flores quedó en la historia del sindicalismo salteño por destronar a Oscar Cruz, quien administró el sindicato de los colectiveros durante más de 30 años. También soportó en sus cortos 4 años una toma del edificio por parte de afiliados que optaron por la violencia para expresar sus reclamos. El manotazo de ahogado de Flores fue una medida de fuerza, en la última semana, de una especie rara de paro de actividades a medias por las noches en solidaridad con choferes de otras provincias. El alejamiento de las bases en la toma de decisiones también parece que minó el camino del actual secretario general. A eso lo entendió Barrera perfectamente.

"Nosotros vamos a trabajar permanentemente con asambleas en donde todos los compañeros participen de las decisiones, en donde todos puedan preguntar y saber qué sucede en el sindicato. Vamos a trabajar mucho también con los delegados de las empresas para que todos puedan acercar soluciones a los problemas de los trabajadores", dijo.

La obra social de los colectiveros también fue otro pilar fundamental en la campaña y ya la planteó dentro de las negociaciones de traspaso.

"Nuestra obra social hoy es un dispensario de primeros auxilios. Para ver cómo vamos a recuperarla tenemos que comenzar a ver los números y para eso nos tendremos que sentar en la mesa con Flores para ver a dónde está la plata de nuestros afiliados y en qué se gastó. Esperamos que la actual administración nos brinde toda la información para que el traspaso sea lo más transparente posible", dijo.

Sobre el ajuste a los subsidios

 “Nos toca bailar con la más complicada. El futuro cercano es de los peores que se les puede presentar a un sindicato por todas las complejidades que se vienen”, dijo Miguel Barrera haciendo referencia específica al ajuste a los subsidios del transporte público de pasajeros por parte del Gobierno nacional.

“Me parece que vamos a tener que aceitar el diálogo con los empresarios para cuidar los puestos de trabajo. Con quien también tenemos que sentarnos es con el Gobierno provincial para ver cómo salimos todos de este ajuste”, concluyó.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar