Son viajeros, hallaron restos arqueológicos en Salta y los “rebotaron” de los museos

Sociedad 21 de febrero de 2019
Iara y Guillermo viajan por el mundo y, al llegar a la provincia, encontraron en ruta 47 restos óseos de una persona mayor, parte de la cultura originaria, enterrada siglos atrás. Llevaron muestras al MAAM y al Museo de Antropología pero no le tomaron importancia.
restos oseos

Iara y Guillermo son dos viajeros que, en su vehículo, encabezaron su aventura que denominaron “Rodando por ahí”. En su paso por Salta, por la ruta provincial 47, descubrieron al costado de camino restos óseos de alguna civilización originaria pero, al llevar algunas muestras a los museos, no les tomaron importancia y se sintieron desilusionados por la falta de interés ante este hallazgo.

A través de su canal de Youtube, los chicos relataron lo que vivieron. Cerca del 10 de febrero se encontraban transitando por el valle del río Juramente cuando, al lado de la ruta, encontraron huesos humanos que pertenecerían a un hombre que vivió siglos atrás, hallazgo que los entusiasmó por su importancia arqueológica e histórica.

Tras esta alegría, tomaron algunas muestras y las trajeron hasta Salta Capital, para llevarlas en primer lugar al Museo de Arqueología y Alta Montaña. Sin embargo los “rebotaron” para el Museo de Antropología.

Una vez en este sitio, Iara y Guillermo contaron que simplemente se limitaron a labrarles un acta con los detalles de los restos óseos para que quede un acta. “Van a hacer su procedimiento burocrático normal y cualquier cosa nos van a llamar”, resumieron su paso por el museo.

“Nos contaron que puede ser una persona mayor de la cultura ‘Santamariana’; (lo ‘wikipediamos’ porque no nos contaron mucho) seria antes de que la cultura inca llegara a los valles calchaquíes”, explicaron en un video.

Pese al “rebote” en los museos, los viajeros volvieron al lugar del hallazgo donde pudieron encontrar más piezas arqueológicas, como restos de la vasija mortuoria donde se habría enterrado al dueño de los huesos. Finalmente, devolvieron las muestras que habían traído hasta la Capital, con una nota donde dejaron sentado lo que les pasó, tapando todo con unas piedras para su preservación.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar