Habló Analía y contó cómo sobrevivió en la montaña El Pacuy

Sociedad 03 de septiembre de 2020
Junto a sus hermanos Patricio y Martín contó cómo fue el accidente que la mantuvo casi inmovilizada por tres días. El momento del hallazgo y cómo sobrevivió.
Analía

“Soy Analía Analía Ibáñez. Tengo 46 años, y hace 5  comencé con esta actividad por recomendación de un amigo. Comienzo hacer el curso de iniciación al montañismo en el Club Amigos de la Montaña (CAM)” cuenta la joven que desapareció tras una excusión y fue hallada con vida luego de tres días.

Contó que se encontró con su amigo Miguel, el 17 de agosto a las 5:30 por la rotonda de Limache. “Llegamos a la base del cerro en mi auto, calculo a las 6:30 y comenzamos a subir a las 7:00. La verdad que el ascenso fue bastante tranquilo, lo disfrutamos. Yo preveía que íbamos a llegar pasada las 14:30”, relató en Salta Comparativa.

Analía explicó que durante todo el camino fueron con “comunicación, más que nada Miguel, yo no lograba escuchar lo que él decía con la gente que estaba en Salta". Llegaron a la cima cerca de las 15, se sacaron fotos y comieron algo, en ese momento comenzó a correr viento por lo que decidieron emprender el regreso, pasadas las 16. 

analia2

“Dónde nos paramos en un momento de subida yo había visto que la senda no estaba muy clara y pensé que era posible, muy factible, qué nos confundamos, entonces a esa parte quería hacerla con la luz del día”, recordó.  “Veníamos bien  pero en un momento nos dimos cuenta que nos habíamos confundido de camino. Nos fijamos en la ruta y vimos que en el medio había una quebrada, entonces, para volver al camino teníamos que volver a subir y bajar, lo cual nos iba a llevar un tiempo. O la otra opción era buscar la parte de la quebrada menos profunda y cruzar por ahí”, contó.

Prefirieron seguir en esa opción, subir un poco y ver la parte en la que estaba menos profunda la quebrada para cruzar. “Cuando vamos por la segunda opción ya nos cae la noche, entonces nos metemos en la quebrada y claro, ya de noche no se ve la profundidad. Nos metimos en lugares, la verdad, bastante complicados. Había agua, las piedras estaban resbaladizas. Lo que antes parecía que se podía subir ya de noche teníamos como paredones al frente y los terminamos escalando. Corrimos un riesgo importante hasta que bueno, logramos salir de ahí”.

analia1

El momento de la caída

Ya en el camino correcto Analía contó que su amigo iba por debajo y ella un poco más arriba. “Escuchamos un ruido y Miguel cree que es agua pero yo pensé que era un animal. Él se asustó y quiso pasar para el otro lado. A ese movimiento lo hace rodeándome por atrás. Él me iba marcando con su linterna y cuando llega a su lugar yo intentó arrancar. Arrancó y se me caen los bastones, me agacho a recoger los bastones y ahí me desbarranqué comencé a rodar  y en un momento me detuve. Me golpeé, me cayó una piedra en la cabeza, y cuando me detuve me senté. No sé cuánto tiempo pasó, no tengo noción”, detalló.

El viento era muy fuerte y silbaba al punto de que no podía escuchar nada “me quedé ahí esperando para ver si Miguel me encontraba”. “Al otro día me desperté a la mañana y vi una cantidad de cosas extrañas, pero bueno, lo más extraño es que cuando miró a mi alrededor veo gente que bajaba, entonces entiendo que había gente y que quizás había un camino”. 

Al día siguiente  utilizó geles para hidratarse y esa noche comenzó a sentir “mucho frío, mucho frío. Esa noche me costó mucho dormir. Me tapé las piernas qué era lo que tenía menos abrigado, no tenía fuerza para quitarme la mochila, así que me tapé con ramas, y me desperté varias veces a la noche esperando que sea de día y no, seguían las estrellas”.

RESCATE montañista 4

El encuentro 

“Vi a alguien, me hizo señas, pero como yo venía alucinando con personas yo también lo saludé. Después desaparece y dije “era otra más”, y después vuelve aparecer el baqueano, qué es Víctor; claro, el bajó por el relieve, tenía que volver a subir, vuelve a aparecer y cuando yo lo vuelvo a ver, veo que gira a su costado y que habla, y ya veo que aparece Patricio, entonces ahí fue que me di cuenta que me buscaban”. 

 

Las que no te podes perder