Dos hermanas dan de merendar a niños y piden donaciones para poder seguir ayudando

Solidaridad 08 de septiembre de 2020
A pulmón, y en la casa de una de ellas, pusieron el merendero Dulce Esperanza, pero la situación no les está permitiendo darles de comer a los chicos. Toda ayuda, es bienvenida.
merendero
Foto ilustrativa

Con el amor de madre y el espíritu de ayudar, dos hermanas pusieron en funcionamiento hace dos años el merendero Dulce Esperanza. Lo hicieron a pulmón, colocando una mesa en la puerta de la casa de una de ellas y por una promesa al Divino Niño. Una de sus sobrinas nació muy enferma y prometieron que, si mejoraba, iban a ayudar a otros niños que lo necesiten. Y así lo hacen.

Ahora, la situación sanitaria y económica les está impidiendo llegar con la ayuda a los chicos del barrio Círculo Interno IV, pero apelan a los corazones solidarios que quieran aportar su granito de arena a la causa.

En diálogo con InformateSalta, una de ellas, Gabriela Pérez, contó que si bien habían decidido un parate, algunos de los niños llaman a la puerta de su hermana y no les pueden negar la ayuda.

“Sacamos lo que tenemos de nuestras casas, me cansé de mandarles mensajes a políticos y nadie los contestó. Al lado de mi casa, el señor que tiene una fiambrería, me da los retazos que quedan y pan que ya no lo vendía, me regala. Pero ahora ya no consigo de donde sacar”, dijo.

Foto ilustrativa

Los niños, que tienen desde 4 hasta 13 años, necesitan de todo, además de alimentos, necesitan ropa y útiles escolares. Ellas dos hasta los ayudan, algunas tardes, con las tareas de la escuela, pese a no ser maestras.

Para poder cocinar, requieren de ollas grandes que sirvan para hervir el agua para el mate cocido y tazas para poder brindarle las raciones a los pequeños. Cualquier ayuda es bienvenida.

Aquellas que quieran y puedan colaborar con la causa, pueden comunicarse para coordinar la entrega al teléfono celular 387-5090875.  

Las que no te podes perder