Lo atraparon desnudo trepando por un tercer piso cuando estaba a punto de atacar a una mujer

Nacional 05 de febrero de 2021
bariloche

Hace casi un año, el día de los enamorados, Alfonso Santiago Pérez Adriazola fue encontrado por una mujer en el balcón del tercer piso de su casa de la zona residencial de Playa Serena en Bariloche. Ella subió hasta la habitación matrimonial y alcanzó a verlo que estaba completamente desnudo.

Según la acusación, el albañil chileno había ingresado al domicilio contra la voluntad de los propietarios y según se desprendió de las versiones investigativas, el sujeto tenía pretensiones abusar sexualmente a la mujer.

Ante el grito desesperado de la mujer, el albañil se tiró, sin importar la altura  de unos cinco metros en la que se encontraba, y emprendió la huida corriendo y desnudo por la calle. Alertado de lo que estaba sucediendo, el esposo de la mujer salió de la casa con intención de atraparlo, pero cuando lo alcanzó, el acusado lo agarró a piñas y patadas.

La mujer también avisó a la Policía, y un móvil de la comisaría 55 llegó al lugar donde intentó detener al albañil, quien seguía corriendo desnudo por las calles del barrio. Luego de un esfuerzo importante, en la que también fueron atacados, lograron detenerlo.

El fiscal Facundo Dapice acusó a Pérez Adriazola por los delitos de violación de domicilio, lesiones leves y exhibiciones obscenas, proponiendo la realización de un acuerdo pleno de juicio abreviado a cambio de una pena de seis meses de prisión de ejecución condicional, en caso de que el acusado admita su culpabilidad en el hecho investigado. Además, planteó que la condicionalidad de la pena quedaría sujeta a la realización de un tratamiento contra las adicciones en el Hospital Zonal.

Luego de escuchar la acusación, el defensor oficial Marcos Miguel no planteó objeciones al acuerdo planteado y agregó que su asistido se comprometía a cumplir el tratamiento contra las adicciones que padece. Además, Pérez Adriazola manifestó su voluntad de aceptar el acuerdo propuesto por el fiscal y admitió su responsabilidad en los hechos que le reprocharon, comprometiéndose además a cumplir con las pautas señaladas para sostener la condicionalidad de la pena.

Entonces, el juez Bernardo Campana aceptó el acuerdo, ya que "la autoría como la culpabilidad está reconocida por la aceptación que realizó el imputado y además la evidencia no ha sido controvertida por las partes con lo cual, el reconocimiento resulta coherente y válido" y que "el encuadramiento jurídico propuesto y aceptado se ajusta a derecho y también la pena se encuentra dentro de los parámetros regulados en nuestro código de fondo".

De esta manera, fue condenado a seis meses de prisión en suspenso bajo los cargos de violación de domicilio, lesiones leves y exhibiciones obscenas. /Mejor Informado

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar