Iglesia Filadelfia: Los detalles de una red dedicada a la explotación de personas

Justicia 01 de marzo de 2021 Por InformateSalta
IglesiaFiladelfia
IglesiaFiladelfia

En diciembre, la Justicia Federal encabezó numerosos allanamientos en todo el país por la investigación de una estructura criminal detrás de los templos Filadelfia donde se presumía que habrían cometido delitos contra la integridad de las personas. InformateSalta pudo conocer detalles estremecedores de cómo operaban.

En este caso, no se trata de “un” líder sino “una”. Ella era Eva Pereyra, o también conocida como “Tía Eva”. Sobre su preeminencia sobre la congregación, una víctima indicó que “Eva era quién tenía más poder, ya que decía que el Espíritu Santo se representaba a través de ella y que era un profeta enviada de Dios a la tierra”.

Como botón de muestra del accionar delictivo que desplegó desde esa posición, basta con señalar que la líder religiosa había dispuesto que “el pago del diezmo era   obligatorio   para   todos”, sin embargo, ese dinero no era utilizado para la obra de Dios, sino para el bienestar de Pereyra y sus secuaces más cercanos.


templofiladelfiaIglesia Filadelfia: Continúa la investigación por supuesta explotación a feligreses

Al respecto, una víctima, que había sido captada y enviada a servir a la casa de una de las pastoras, como empleada doméstica, sostuvo que “muchas veces las líderes utilizaban la extensión de la tarjeta de crédito de alguien que se congregaba en las iglesias de las provincias y que dicho resumen era abonado por aquéllos”.

Para el juez no hay dudas del accionar de esta organización, pues “se consiguió verificar a través de distintos elementos  probatorios,  y  con  el  grado de  certeza  que, quienes eran captados, se convertían en víctimas  del  delito   de   trata   de   personas   con   fines   de   explotación   laboral, reducción a la servidumbre, a la vez que, muchas de ellas, también padecieron otros   delitos,   como   abuso   sexual;   además   conexo   con   ello,   la   organización ejecutaba maniobras ilícitas constitutivas de lavado de activos, conformando en su conjunto una asociación ilícita para cometer delitos”.

Un lugar estratégico

“Se determinaron la existencia de 18 objetivos, siendo el primero de ellos el registrado en Salta”, resaltó el juez, para quien Salta fue una plaza clave para la organización a la hora de expandirse, lo que sucedió recién a partir del 2000.


templofiladelfiaTrata de personas: Allanan una iglesia evangélica y otro domicilio en Capital

La principal función de la iglesia erigida en calle Zuviría 1.320 era la de proveer a la sede central la mayor cantidad de dinero posible, el que se obtenía de la venta de distintas variedades de pan artesanal, mientras que, en segundo lugar, y según sea la ocasión, se remitía adolescentes para ser sometidos sexualmente.

Al respecto, el juez indicó que: “La explotación laboral habría consistido en la producción y venta ambulante de alimentos panificados, siendo que las ganancias obtenidas, por   esos   actos, eran   destinadas   al   beneficio   económico   y   personal   de   los imputados”. 

“Las victimas habrían sido utilizadas como vendedores ambulantes, puesto debían salir a ofrecer tales productos en la vía pública durante jornadas que duraban aproximadamente 12 horas de trabajo, para luego retornar al lugar de acogida, donde debían entregar el dinero obtenido de las ventas a terceras personas que Eva Pereyra designaba con fines recaudatorios”. 

templofiladelfia

Si se negaban, o bien, los jóvenes intentaban rebelarse contra el régimen de comportamiento establecido por la organización, se aplicaba un sistema de castigos diseñados para asegurar el sometimiento que, como fin último, perseguía “el beneficio económico de los acusados y sin retribución pecuniaria para las víctimas”. 

“El catálogo de castigos consistía en insultos frente a la comunidad, maltratos físicos, extrañamiento mediante aislación en campos desprovistos de alimentos y dinero; encontrándose por fuera del alcance de las autoridades y sin contacto con el resto de sus familiares y/o con la sociedad civil”.

Además de la reducción a la servidumbre y de la explotación laboral, también se perpetraban “abusos contra la integridad sexual” de las víctimas ­menores y adultos­ a partir de las denominadas “castraciones espirituales” que se realizaban con el falaz fin de aliviar la libido de los fieles (victimas) y para evitar que “pequen”, es decir, para evitar que se interesen y/o que interactúen con otras personas.

 

 

 

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar