El trío de Maira, Eliana y Nazareno: una historia de poliamor en Mendoza

Nacional 03 de agosto de 2021
poliamor

Eliana Cuchietti y Nazareno Fernández eran una pareja de mendocinos como cualquier otra. Compartían amor y trabajo en un call center que funcionaba bajo su mando. Pero todo cambió el día que llegó a la empresa Maira Fernández, una joven que apenas era mayor de edad pero que llegó para que los tres se replantearan su forma de vivir y amar.

Se hicieron rápidamente amigos y de repente, las diez horas que pasaban diariamente en el trabajo no les parecían suficiente así que salían a comer, a tomar algo y a bailar. Poco a poco comenzaron a notar que algo fuera de lo común les estaba pasando, pero nadie se animaba a hablar.

“Empezamos a ver que sentíamos cosas que no entendíamos. Los tres nos juntábamos sin problemas, pero si yo me juntaba sola con Eli, extrañábamos al otro. Algo estaba pasando”, contó Maira, hoy de 23 años, a Diario Los Andes.

“Si éramos sólo dos, en cualquier cosa que hiciéramos nos hacía falta el otro. Eso fue llevando a plantear cómo seguíamos adelante. Tenemos una relación de poliamor y de tres. No mantenemos una relación abierta, no somos swingers. Somos un trío y nos amamos”, agregó Eliana.


¿Quién dio el primer paso?

Ni Maira ni Eliana habían tenido antes una pareja del mismo sexo, pero fueron ellas las que se animaron a llevar su relación un poco más allá de la amistad.

“Habíamos organizado una juntada en nuestra casa y decidimos no salir a bailar. Era una cena después de pasar todo el día juntos. Con May, en un momento, nos propusimos hacerle una broma para Naza, diciéndole que íbamos a ser novias entre nosotras porque ya no nos gustaban los hombres. Cenamos, le ofrecí vino a él. Él dijo que no y ella sí aceptó. Y ahí nos dimos un beso. Quedó todo explicado”, recordó Eli.

Por su parte, Nazareno no podía creer lo que veía. “Como hombre es una fantasía normal, estaba en medio de dos mujeres hermosas, pero no creí que ahora estaba por empezar a formar parte de una relación de tres”, reconoció.

En ese mismo momento decidieron que era hora de hablar sin tapujos. “Fue todo natural y sin problemas ya desde esa primera vez. Pasó lo que estábamos sintiendo: nos queríamos los tres, nos protegíamos. Era lo que le estaba faltando a la relación, porque antes ya habíamos notado que sólo dos nos sentíamos incompletos”, acotó May.

Cómo salir del clóset como trío

Pasaron los meses, se mudaron juntos y compraron una cama más grande en donde cupiesen todos. Ahora era momento de asumir para “el afuera” todo lo que estaban viviendo. El que lo tuvo más sencillo con su padre fue Nazareno quien ya tenía tres hijas, cada una de distinta madre. “Él siempre acepta lo que yo hago”, contó el empresario.

Después llegó el momento de Eliana. “Hoy en día podemos compartir todo, pero en un primer momento, decírselo a mis padres me costó un poco, porque sabía que era un paradigma distinto. Pero una vez que se los dije, lo aceptaron”, confirmó.

Ya llevan cuatro años de convivencia, pero quien tuvo más inconvenientes con su entorno fue Maira ya que en su momento apenas tenía 19 años. “Era muy chica y empecé diciéndole a mi papá que tenía una relación Naza. Era un problema, y le costó aceptarlo”, es que se lleva 18 años con su novio, que ahora tiene 41. “Cuando lo aceptó, después llegó la hora de contar lo otro. Mi mamá se había dado cuenta y se lo vio a venir, así que se lo dije con ella. Él hizo un proceso y ahora me pregunta más por ellos que por mí”, asegura.

Dar el siguiente gran paso

Están a punto de cumplir cinco años de relación y aunque la poligamia no está aceptada en el Código Civil argentino, igualmente les gustaría pasar por el altar, aunque sea de manera simbólica. “Queremos hacer una fiesta de compromiso entre septiembre y octubre, aunque nuestro aniversario es en junio”, adelanta Maira.

Con respecto a la maternidad, también tienen una decisión tomada. “Sí, nos gustaría ser papás. Lo tenemos ya planeado y diagramado (risas)… pero todavía es muy pronto”, explicó Nazareno.

“Hemos hablado y queremos quedar las dos embarazadas al mismo tiempo. Nos gustaría mucho. Pero, por supuesto, no siempre se puede conseguir, así que si queda alguna embarazada de las dos antes, no hay problemas. Y ya veremos”, sentenciaron. /Crónica

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar