Cómo evitar una intoxicación con monóxido de carbono durante la época de frío

Salud 22 de mayo de 2022 Por InformateSalta
intoxicación
intoxicación

El riesgo por intoxicación por monóxido de carbono, que puede producirse debido al mal funcionamiento de estufas, chimeneas y cocinas, reaparece cada año cuando comienza el frío. Desde OSPEDYC, brindan recomendaciones acerca de a qué síntomas prestar atención, qué hacer ante una sospecha de fuga y cómo prevenir este riesgo.

El Monóxido de Carbono (CO) es una sustancia tóxica, un gas venenoso que se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gasoil y nafta, está presente en el humo expulsado por automotores y camiones, candelabros, estufas, cocinas y sistemas de calefacción que no funcionan de manera adecuada o cuya ventilación se encuentra bloqueada, lo cual puede llevar a la acumulación de este tóxico.

Quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores, pudiendo provocar alguna sintomatología o la muerte misma.

Los síntomas resultantes dependen directamente de la concentración del monóxido de carbono en el aire respirado, el tiempo de exposición y el grado de actividad de la persona, pudiendo presentar principalmente: dolor de cabeza, debilidad, náuseas o vómitos, mareos, falta de aire, desorientación, visión borrosa y pérdida del conocimiento.

Ante la sospecha de intoxicación, lo cual es una Emergencia Médica, se debe tener en cuenta:

  • Ventilar el ambiente abriendo puertas y ventanas.
  • Apagar todos los artefactos
  • Salir al aire libre.
  • Solicitar ayuda médica inmediata.

Vale resaltar que las medidas que se pueden adoptar para evitar una intoxicación son las siguientes:

  • Ventilar cada ambiente: es fundamental mantener siempre abierta una ventana o puerta en los ambientes calefaccionados, aunque haga frío.
  • No usar el horno y hornallas de la cocina para calefaccionar el lugar.
  • Revisar y controlar el correcto funcionamiento de las instalaciones de gas —calefones, estufas o cocinas— y los equipos con combustión a leña —salamandras, cocinas o braseros—
  • Verificar el color de la llama de gas, la misma debe ser siempre de color azul; si la llama es amarilla o anaranjada es signo de mala combustión y generación de monóxido.
  • Revisar el lugar regularmente, la aparición de manchas, suciedad o decoloración de los artefactos a gas, sus conductos de evacuación o alrededor de ellos, dan señal de su presencia.
  • Instalar artefactos en lugares adecuados y con el asesoramiento conforme a Reglamentaciones Técnicas Vigentes (NAG-200 - Disposiciones y Normas Mínimas para la ejecución de instalaciones domiciliarias de gas). Es por eso que, siempre debe ser realizado por gasista matriculado.
  • Si ha ocurrido un caso de intoxicación por monóxido de carbono en el hogar, es de suma importancia encontrar y reparar la fuente de fuga antes de regresar.

Ante cualquier emergencia comunicarse al Sistema de Emergencias 911 a fin de dar el alerta correspondiente y se active el protocolo adecuado al caso. 

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar