Desmayos: el nuevo síntoma de Covid-19

Coronavirus 26 de julio de 2022
medica

¿Cuáles son los nuevos síntomas que comenzaron a aflorar con el Covid 2022?

La pandemia no nos ha dejado todavía. En España algunos periódicos ya lo refieren como Covid 22. El Ómicron y sobre todo esta nueva variante BA5 y BA4, tienden a no producir tanta anosmia y pérdida del gusto. Sí comienza como un dolor de cabeza, un poco de dolor de garganta, un poco de tos. La tos es seca, es la tos que muchas veces se ve en los pacientes asmáticos, no tiende a haber tantas neumonías que los pacientes tiendan a estar ventilados. Pero sí hay más cuadros gastrointestinales como vómitos o diarrea. Y también desmayos. De hecho, estuve en junio en un congreso en Roma y uno de los participantes del curso se desmayó e hizo un vómito. Como yo siempre viajo con los test, lo testié y cuando todos pensaban que no era Covid, el testeo arrojó positivo. De hecho, estuvo durante todo el curso con esos síntomas. Allí me puse a investigar y estos son precisamente algunos de los síntomas nuevos que aparecieron.


 ¿La pérdida de olfato dejó de ser un síntoma?

No es que la anosmia no esté más, sino que el virus ha mutado. De alguna manera, la sensibilidad de los receptores ACE2, también ha aumentado y por eso tiende a infectar mucho más niños que antes no los infectaba. También mujeres o personas jóvenes que antes se infectaba menos, porque los jóvenes y los niños tienen menos receptores en las cavidades de la boca, el paladar, nasales, entonces se infectaban menos. Por eso la enfermedad llegaba mucho más abajo a los pulmones mientras que ahora, en realidad, es mucho más un virus respiratorio. Pero cuidado, porque simultáneamente se ve que las personas que se están muriendo, -en este momento hay 12.000 personas internadas en el Reino Unido y hay por semana unos 490 fallecimientos- en general, los fallecimientos son personas mayores o personas mal vacunadas.

Pero las personas mayores no necesariamente se van a morir de una neumonía con insuficiencia respiratoria, a lo mejor hacen un infarto o un Accidente Cerebro Vascular (ACV). Eso es otra cosa que se ha visto que por el Covid hay un aumento de la incidencia de infartos, de ACVs que sería por la consecuencia de la afectación de paredes vasculares que produce el virus.

¿Es necesario seguir con los esquemas vacunatorios para evitar el ascenso de casos?

Por un lado lo que tenemos que hacer para saber hasta cuando las vacunas, es saber donde hay casos, cómo están aumentando, qué variantes hay. Pero si se hacen cada vez menos test es más difícil saber cuáles son las variantes y la cantidad de infectados que hay en la población y eso es importante porque obviamente, la vacuna que está ahora cada vez va perdiendo más su eficiencia con respecto al virus porque el virus va modernizándose, evolucionando de una manera dinámica con las mutaciones y la vacuna sigue siendo contra el virus ancestral de diciembre de 2019 que ya no existe más, ese virus ya no está más. Entonces, un tema es seguir testeando para saber qué cantidad de virus y qué variantes hay.

¿Qué otras medidas se pueden adoptar además de los testeos?

Una cuestión que para mí es muy importante es que la Argentina introduzca el estudio de las aguas servidas, porque haciendo un análisis de PCR se puede determinar qué cantidad de carga viral hay y en función de la cantidad de habitantes.

En EEUU se ha desarrollado un nuevo método en donde tienen un 90% de eficacia para determinar además el tipo de variante que hay. La universidad de San Diego lo probó a esto de las aguas servidas en la población de unos 2,6 millones de habitantes y pudieron identificar que se iba a producir un aumento de casos dos semanas antes cuando se dio la variante alfa y beta y diez días antes cuando sucedió la ola de Ómicron. Entonces, la vacuna sí pero es importante seguir cuidándonos para evitar contagiarnos, para que disminuya la transmisión del virus, seguir haciendo estudios del virus, para ver qué cantidad de población infectada y cuáles son las variantes.

¿Cómo es ese estudio de las aguas servidas?

Hacen estudios de aguas servidas en las plantas de aguas cloacales y calculan que sirven a una cantidad de X millones de personas y así pueden calcular de cuánto es la carga viral cada 100.000 habitantes. Pero ahora también acaba de publicarse un estudio de la universidad de San Diego donde desarrollaron un método de PCR donde les permite detectar con hasta un 90% de especificidad para identificar a la variante.

Con el método de agua servida y agua cloacal, los identificaban a los virus con una o dos semanas de anticipación y los diagnósticos porque después los pacientes presentaban síntomas y comenzaban a ir a hacerse los test. De alguna manera precedía la eliminación de los virus y el estudio cloacal que lo hicieron retrospectivamente, pero se ve que es de mucha utilidad y con ese método se identificó poliomelitis en Londres y polio virus en Nueva York porque hay muchos problemas porque hay 25 millones de dosis menos aplicadas del esquema de vacunación obligatorio a los niños antes de la pandemia.

Esto quiere decir que hay chicos que no están vacunados para el sarampión, tetano, difteria, poliomelitis, etc,etc y eso va a hacer casos de polio, ya hay casos de sarampión, he visto casos de fallecidos en Reino Unido con varicela y Covid al mismo tiempo, son niños que no han estado vacunados.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar